RESONANCIAS Y DOCUMENTACIÓN POÉTICA.

PARA TRABAJAR EN ESTE FORO TE PIDO LO SIGUIENTE:
LEE LOS TEXTOS: "DOCUMENTACIÓN POÉTICA"  Y "RESONANCIA SINIESTRA" DE DAVID TOOP.
ESCUCHA ESTA CHARLA  EN TORNO AL TEXTO DE DAVID TOOP:

  

REFLEXIONA EN TORNO A, CÓMO LA EXPLORACIÓN DE LO SONORO Y EL HALLAZGO DE LO POÉTICO, PUEDEN CAMBIAR NUESTRA CONCEPCIÓN DE LA CULTURA Y ABRIRNOS POSIBILIDADES SENSIBLES COGNITIVAS Y EMOCIONALES PARA INVESTIGAR Y CREAR.

Te pido realizar ahora un ejercicio de escucha y de registro sonoro.

Elige un lugar en el que puedas permanecer con comodidad y con los ojos cerrados, sin que tu escucha sea interrumpida.

Instrucciones:

a) Encuentra una posición cómoda para realizar el ejercicio, puede ser de pie con el cuerpo relajado, puede ser sentadx en un lugar cómodo, puede ser acostadx boca arriba con el cuerpo suelto. Cierra los ojos o cúbrelos con un pañuelo para ayudarte a mantenerlos cerrados.

b) Concéntrate en la percepción sonora de todo el campo, ahora gradualmente trata de describir mentalmente los sonidos que escuchas sin identificar su fuente, es decir describe lo que sucede sonoramente sin pensar en las fuentes del sonido.

c) Conecta tu cuerpo, la escucha y tu imaginación e interpreta lo que sucede sonoramente, por ejemplo, sonidos agudos o graves, sonidos que crecen, sonidos secos, resonancias melódicas, sonidos percusivos, sonidos amplificados etc.

d) Imagina que se trata de una composición orquestal hecha para ti y a la vez por ti. En esta analogía, buscaremos definir los sonidos de la orquestra (los que son presentes del principio al final), los que son solistas (que toman un cierto papel protagónico, que solo aparecen puntualmente quizás), así como las diferentes secciones de la orquesta: coro, percusión, vientos, cuerdas.

e) Al finalizar la escucha, levántate suavemente, abre los ojos suavemente y de manera inmediata, describe en tu cuaderno tu experiencia. Recuerda, nunca cites la fuente de los sonidos, usa un lenguaje libre tal y como lo sentiste en tu cuerpo y como lo viste en tu imaginación. Si lo deseas puedes hacer dibujos también. Eres libre.

f)  Comparte tu resultado en este foro, será maravilloso sentir, leer y escuchar contigo.


RESOANCIAS Y DOCUMENTACIÓN POÉTICA.

by Dra. Patricia Tovar -

QUERIDXS TODXS.

LLEGAMOS YA A ESTE FASCINANTE TEMA DE LA ACUSTEMOLOGÍA, DE LA ESCUCHA , DE LAS CARTOGRAFÍAS POÉTICAS DADAS POR LOS ENTORNOS SONOROS, TODO ESTO ENRIQUECE LA VISIÓN DE LA DOCUMENTACIÓN POÉTICA Y DE LA ETNOGRAFÍA, HACIENDO CRECER LA PROPUESTA DE LA ANTROPOOGÍA DEL ARTE COMO CAMPO INTERDISCIPLINARIO.

SEGUIMOS TEJIENDO RELACIONES ENTRE CAMPOS E IDEAS.

ESPERO SUS REFLEXIONES.

LA CONCIENCIA DE LA ESCUCHA..."esa estúpida cosa".

by Juan José Campos -

UN MOMENTO 

ME PIERDO

SESIÓN DE TERAPIA

(LA TERAPIA DEL CUERPO)

TEXTOS TRASPAPELADOS

LA VOZ Y LA LECTURA

LA ESCUCHA Y LA MIRADA

LA CONCIENCIA QUE CUBRE LA BOCA

EL SUDOR DEL ESPACIO EN BLANCO

EL OLVIDO DE LOS CUERPOS

LA AGENCIA DE LO INVADIDO...

Sinopsis de la situación: 

Yo, sentado en una silla.  

El encuentro con la "Resonancia siniestra", versión audio. Versión lectura.  

Lugar: espacio de terapia física a la que acompaño y yo espero. 

Ese es mi papel. 

Me concentro en la doble actividad

... y ahí, se sucede:

LA CONCIENCIA DE LA ESCUCHA. 

Si..."esa estúpida cosa". 

Solo una cosa: hago "play" 

y me dejo llevar...

 

 


Escucha

by Silvana Rosan -

Suena como el correr de unos caballos, algo de viento, un viento fuerte intervenido por algo, suena a un movimiento. alguien habla. un pequeño rujido. un viento a lo lejos, un poco fuerte. el sonido de una flauta. sonidos de otro animal. nostalgia. alguien recoge algo, alguien tira algo. otro viento muy fuerte. unos materiales que caen que se desplazan. un sonido agudo. el sonido de una frotación de dos elementos, uno de jebe. otro viento fuerte. Agua. 

Aquí intento describir los sonidos de una ciudad como si fueran sonidos de la naturaleza, o algo así. Me llamó mucho la atención la cuestión de que todos los sonidos sean o de alguna manera estén imitando sonidos de la naturaleza. 

RESONANCIA Y DOCUMENTACIÓN POÉTICA

by Ángela González Rodríguez -

Realice este ejercicio en varias sesiones de no más de 5 minutos, porque creo que las composiciones que hacen las orquestas nacen de un proceso, y no solo una sesión era suficiente; así que hice varias veces el ejercicio desde diferentes lujares los cuales camino a diario, en ellos aparecen lo acústico. Es inevitable no dejarse llevar por las melodías y composiciones que del sonido se crean, ya que el sonido habita a diario con nosotros. El escuchar, estar en quietud también hace que se vincule mi cuerpo y mis sentidos especialmente el olfato, lo auditivo y necesariamente la imaginación:

Este lugar es al aire libre, aquí hay miles de seres desde microscópicos. Unos seres mágicos que solo hacen sonido cuando otros intervienen sobre ellos y así crean melodías frías, ellos son fuente de vida para muchos, casa para otros, tiene múltiples formas, colores, olores su sonido es constante. A lo lejos aparece en la escena acústica nuevos seres, más libres y con una melodía que solo ellos saben hacer, no puedo ver su forma, pero si imaginarla, su sonido va y viene, se aleja y vuelve…

Esta escena sucede de noche, la oscuridad se hace protagonista y de la cual surge una sinfonía fría, intrigante a veces, seres pequeños con el mismo sonido que repiten una y otra vez, siento que me observan, pero yo no a ellos solo el sonido oscilante me permite sentir su ubicación y dirección, no tan lejos del lugar donde me encuentro seres sigilosos notan mi presencia atacan en la oscuridad intimidan con murmullos.

Cerca de casa, en la madrugada camino hacia la fuente de sonido allí van apareciendo seres de tamaños enormes, pero totalmente indefensos, seres llenos de historias un poco viejos. Latigazos golpean mis oídos, caen pinchazos sobre mi cabeza y una bruma de neblina acompañada de un sonido envolvente me hace vulnerable, en un segundo plano mis amigos incondicionales con su olfato sigiloso circulan cerca de mí. En este mismo lugar el olor fresco y natural se integra con los múltiples sonidos fríos, a lo lejos se escucha muy levemente un sonido muy alegre que se va desapareciendo levemente.


el sonido del presente

by Areli Veloz Contreras -

Primero quiero agradecerte estas lecturas y ejercicios porque, sinceramente, nunca me había puesto a reflexionar el peso que tienen los sonidos en el entorno del cual soy y forma parte. El ejercicio se me hizo algo complicado porque aunque trataba de no darle nombre a los sonidos, caía en ello, pero considero que, al final, pude acercarme al objetivo de este ejercicio o, al menos, en lo personal aprendí no sólo algo para mi proyecto, sino para la vida. 

el silencio se hacia presente, fue difícil no nombrar aquello que estamos acostumbradas a dar nombre para que tenga coherencia, empece a salir de ese esquema y, eso implica, salir de mi zona de confort. 

... un sonido agudo que se siente en los oídos, impregna el cuerpo, se siente que vibra en la cabeza... 

...entra un eco y, simultaneamente, el sonido tranquiliza, solo envuelve mi cuerpo, lo deja descansar, me hace sonreír. 

... una orquesta de sonidos que flotan, se comunican entre sí, vientos, coros, cantos, otro más parece interrumpir el coro, pero posteriormente se incorpora a la orquesta, interfiere, de nuevo, ese sonido agudo que entra al cuerpo y lo hace vibrar. 

... algo truena, me desconcierta y, al mismo tiempo, me hace perder el la concentración, pero mi respiración me hace regresar al momento presente. 

El presente, que ahora es pasado, se muestra con un sonido molesto estridente, lastima mis oido, pero también mis sensaciones... por fin se va

Regresa el coro, los cantos, algunos agudos otros suaves, largos y cortos, entonan una melodía, luego sigue silencio, solo un segundo, y de nuevo aparecen en escena. 

todos esos sonidos se siente en diferentes parte del cuerpo, son sensaciones que entran a mi cuerpo y lo hace vibrar, calmar, sobresaltar y, también, ser y estar... 


Sonidos ambientales

by Leticia Miranda Martín del Campo -

Me encuentro acostada en el piso de la recámara, cierro los ojos y trato de poner la mente en blanco, algo difícil pero necesario, empiezo a sentir la temperatura del viento, con él percibo a lo lejos un sondio grave de percusión, contante, rítmico lo acompaña un "ruido" molestamente fuerte que rompe el ritmo y lo melodios del anterior; a lo lejos se escuchan diversos sonidos ligeramente más agudos, muy armónicos, relajantes, alegres, festivos, parecen un conjunto de voces en concierto pero nuevamente se interpone el "ruido" molesto y rompe el placer de la armonía, de pronto se escuchan un sonido que se hace notar por encima de todos los anteriores es grave, lastimoso, trasmite dolor, soledad, angustia; éste hace que rompa la concentración y regrese a la realidad.

Los gigantes dormidos

by Georgina Gama -

Me encuentro rodeada por estos seres gigantescos; sus nombres evocan las mas grades aventuras; alguno llama mi atención, me observa desde arriba orgulloso y se pregunta ¿quién soy yo, qué hago aquí?

El viento frio corta mi cara y evoca esas mañanas heladas cuando deben prepararse para salir. Mientras recorro los pasillos comienzo a sentir sus miradas o su indiferencia, otros abandonados me dan escalofríos.

El viento constante jala y estira sus cuerdas perfectamente bien acomodadas y les recuerda que puede ser su mejor aliado o su peor enemigo; sigo escuchando la tensión de las cuerdas, sujetándolos con fuerza, al profundizar en esta sensación pienso en mis propias cuerdas vocales y en el aire que proyecta mi voz.

Al terminar el recorrido volteo y por fin les veo, sus cuidadores, reparando sus redes.

 

 

Escucha Acusmática y juego poético

by Malinali Mosqueira -

Al realizar el ejercicio de escucha se me ocurrió un juego en el que después de hacer el ejercicio, la persona que realizo la escucha acusmática (aquella en la que se oye el sonido sin ver su causa) le da características de diferentes tipos y sensaciones referentes a los sonidos que se escucharon a una o varias personas, esto sin revelar las causas o las posibles causas que provocaron los sonidos y con la finalidad de que la o las personas que no realizaron la escucha acusmática imaginen la fuente del sonido y que ocurre en la escena acústica descrita, para más adelante alimentar la descripción con metáforas , analogías y sensaciones que les evoquen los sonidos captados por el o la oyente y como fueron interpretados e imaginados por ellas.

Esta es la escena acústica que percibí durante mi escucha acusmática:

Comienzo la escucha percibiendo un sonido rítmico relajado, pero con un acento ronco ligeramente grave.

Hay un andar ligero bajo, al que se une otro, entre ellos de manera espaciada se presenta un sonido débil, tintineante, metálico, pequeño, pero con sensación de peso.

Surge un sonido largo, lejano, fresco, que varía en su fuerza y que al ser más fuerte viene acompañado de un tintinar de cristal. Este sonido es esporádico, pero con una emergencia constante durante esta sesión de escucha.

Hay de nuevo un andar que acelera repentinamente y termina con un sonido grave y seco como madera.

La calidad, timbre e intensidad unidos en tonos personificados pasan cerca de la casa donde me encuentro.

Hay una secuencia de sonidos graves y roncos no muy lejanos.  A lo lejos se escuchan más secuencias de estos sonidos de manera más múltiple pero muy lejana

Suena un bit único y repentino, alto con un tono acuoso.  Abro los ojos y doy por terminada la sesión de escucha acusmática.

 

Al terminar de escribir la descripción sobre los sonidos escuchados e ir retomando y recordando cuales de estos fueron percibidos como protagónicos o solistas, cuales fueron percibidos como rítmicos o melódicos y cuales fueron puntuales, acompañantes, interactuantes con otros sonidos o aislados y espontáneos, hice el ejercicio de imaginar una composición orquestal, una pieza musical surgida de las analogías que evoca la escena acústica.

 

Yo con la escena acústica descrita me imagino en una orquesta el sonido rítmico y relajado como el tema de esta escena acústica, el acorde o la melodía que se repite a lo largo de la pieza. Los andares son representados como violines furtivos que interactúan en ocasiones con otros instrumentos de la orquesta, correspondientes a los timbales y percusión, el triángulo y sonidos tubulares y metálicos. Guitarras e instrumentos de cuerda tocan un acorde largo y fresco que a veces entra en un juego parecido al de los violines con el triángulo y los sonidos tubulares y metálicos, pero en este caso las guitarras e instrumentos de cuerda juegan con tintineos de cristal y platillos. Surge la musicalidad de los violines furtivos de nuevo, pero ahora en voz de una melodía grave de chelos que acelera y se corta en el estruendo del gong. Surgen voces de cantantes, algunas solistas que se alejan y disminuyen de intensidad y otras acompañadas, cantando en un coro grave y breve pero que se escucha de manera lejana y repentina. Se retoma la melodía de las guitarras e instrumentos de cuerda y de repente surge un remate percusivo que da un cierre alto y repentino.

 

¿Cómo la exploración de lo sonoro y el hallazgo de lo poético, pueden cambiar nuestra concepción de la cultura y abrirnos posibilidades sensibles cognitivas y emocionales para investigar y crear?

Así como existen diversas capas de significado en los textos (textos literarios, textos científicos, textos filosóficos, textos académicos, etc.) y en las obras de arte, existen varias capas y dimensiones de significado cultural en todas las expresiones sensibles y sensitivas.

Crear poesía descentrada a través de lo encarnado, lo sensible y lo empático, nos brinda la posibilidad de abrirnos a nuevas maneras de conocer y ampliar nuestros diálogos con lo que percibimos y con lxs demás.

En la investigación la exploración de lo sonoro y el hallazgo de lo poético me remiten a la propuesta y la visión de la Etnopoética de llevar a cabo una actividad de traducir como una actividad de transcribir y transcrear que, como ya he citado en otro de los foros, “No traduce códigos, sino que (…) transcrea enunciaciones, conecta mundos, nos acerca unos a otros y produce complejidad, reconoce y aumenta la diversidad”.

La actividad de este foro me deja más que nada las ganas de conocer y ampliar mi percepción y posibilidades de exploración sensorial e imaginativa por medio de un ciclo dinámico que siempre tenga posibilidades de evolución y desarrollo.


 


Al escribir esta participación me pregunto si lxs lectores habrán hecho algún juego o ejercicio imaginativo con la lectura de la escena acústica que describí, si se imaginaron que el sonido rítmico y relajado con acento ronco se trataba de un ronquido, ¿qué se imaginaron que sería el sonido largo y fresco y que otros sonidos estaba provocando?, ¿llegaron a imaginar a los gatos que se paseaban furtivamente y jugaban con algo metálico?,¿cómo describirían el sonido de las voces pasando ? y en general ¿qué sensaciones, imágenes o interpretaciones surgieron o podrían surgir? y ¿cómo podríamos seguir jugando e interactuando con estos y otros elementos sensibles, sensitivos, poéticos e imaginativos? Siento curiosidad por leer las participaciones de lxs compañerxs del diplomado y seguir con el juego/interacción.


Cierro mi participación con esta cita del texto de documentación poética y con una frase con una sentencia que pareciera ser un tanto obvia pero que deja paso a que reflexionemos sobre nuestra relación sobre como experimentamos los lenguajes y las disciplinas desde lo sensible y lo sensorial y que profundidad e incidencia le damos a los sensible y lo sensorial dentro del desarrollo de las disciplinas y el lenguaje y sus expresiones.

“La documentación poética [y la manera de sentir y experimentar por medio de la gestión o la creación de esta] es una manera de integrar distintos lenguajes y disciplinas. Usar el lenguaje visual y el sonoro en su dimensión estética con lleva a la creación de un ambiente de impresiones sensibles, evocaciones e intuiciones”.

Todos los lenguajes y disciplinas están atravesados por lo sensible y lo sensorial.


orquestra

by Vanessa Jesus -

La base musical era un grave continuo, que ha quedado de base todo el tiempo.

Tenia unos agudos que brillaban que se quedaran casi todo el tiempo pero con intervalos significativos entre eles.

Sonidos graves pasaban, as veces de la derecha a las izquierda, as veces de la izquierda a la derecha.

Entraran agudo continuo q brilla. Se quedó un tiempo y salió.

Ahora hay unos medio que aparecen rápidamente, viene de lejos de la derecha.

Ahora izquierda

Ahora Derecha

Ahora Izquierda

Los Brillos se acentúan

Un grave crece…ahora decrece

Pasa un medio

Ahora un grave hace su movimiento

Los agudos brillantes siguen

Un agudo borbujante pasa

Los brillantes mas intensos

Y el grabe se fue


(Es)cuchar

by Bruno Rosales -
Primero que nada se escuchó una suerte de metrónomo que marcaba el compás, casi militar, y que seguramente sonará hasta que el mundo se acabe o la pila se desgaste. En seguida, mi oído derecho captó un sonido que, como línea recta, aumentaba en intensidad y altura, para gradualmente (a veces más rápido, a veces menos: dependía del desconocido intérprete) desvanecerse. Así, descubrí que existía una base rítmica acelerada, rápida, pero nada estruendosa, al contrario, deseaba ser inaudible. Eran dos bases de plástico (negro, me imagino) que chocaban entre sí mas no directamente, sino por medio del aire que producía su movimiento. Era un sonido diminuto que se encontraba ahí, como marco o suelo de todo lo otro. En medio de ese descubrimiento, ondas sonoras (algo así como: onda-onda-onda-ondaondaondaondaondondondondononononooooo-----) cubrían el aire que me acobija y reverberaban primero en las paredes alrededor mío y después en mi vello corporal. Primero suave, luego un poco más bajo y grave, y finalmente suave. Después desaparecía. Era una melodía muy conocida por mí, pero inaudita para mi piel. Enseguida, el tronar de unas pequeñas bolsas de aire clavadas a unos huesos que habito —o me habitan— no evitaron su "clap-clack-clap" de la rectitud de postura que rechinaba en rojo sobre una silla sólida. Curiosamente, ese "clap-clack-clap" abrió el panorama oscuro y descubrió una frecuencia encima de mi pequeño auditorio (cabeza, para ser más explícito), justamente en el inicio de mi territorio parietal, que rozaba los 19,000 Hz y por esa misma razón no podía evitar estar presente ahí. Me pregunté si era un sonido existente o imaginario. No supe ni sabré, pero ahora me acompañará unas buenas horas hasta que el sueño se deshaga de él. En mi oído izquierdo percibí un gran vacío: toda melodía, timbre o ritmo llegaba por la derecha y, si acaso, rebotaba a la izquierda y llegaba un eco casi sordo del mismo. (Siempre me siento aquí, seguramente por eso mi oído derecho es el que más uso para afinar la escucha cuando algo es de interés.) Eco. No encontré más sonidos. Eco y segundos transcurren. No encontré más sonidos. Eco. Voces de una niña de siete años. Frases ininteligibles que, por una u otra razón, sé que (que me) me invitan (me invitan) a bailar (bailar en) en su patio. Frases ininteligibles que tienen ese timbre peculiar de esa niña particular de siete años. Buen invento. Suena una vez más la "onda-onda-onda-ondaondaondaondaondondondondononononooooo-----". Adiós eco de niña. Hola grillos, siempre aquí cerca escondidos. Suenan en todas partes, pero esta vez no es mi imaginación. Acordes de grillos a la izquierda-derecha-arriba-abajo. Acordes que parecen eco, pero no lo son. Acordes que me agobian todas las noches que no puedo evitar escuchar. Acordes que decido omitir. Acordes que revientan la oscuridad, encienden pantallas y desean que escriba para olvidar.