CONVERSACIÓN Y REFLEXIÓN COLECTIVA EN TORNO A LAS LECTURAS, EL EJERCICIO Y LOS REFERENTES VISUALES

El texto de Eunice Miranda (Introducción y Cap. 1), aborda la banalidad de la imagen a partir de su superproducción y el constante bombardeo al cual estamos constantemente expuestos por los medios. Cuestiona como esas imágenes van permeando nuestra visión y la condicionan. ¿Cómo podríamos deshacernos de esas información visual introyectada en nuestro cerebro al hacer una imagen?

Por otro lado en “La Cámara Lúcida” (p.103-116), Roland Barthes, reflexiona desde lo emotivo sobre el valor de la fotografía a partir del hallazgo de varias imágenes de su madre recientemente muerta. Comparte su dificultad de encontrarla en ellas a pesar de reconocerla. En las imágenes de su madre joven, Barthes percibe que el tiempo que contiene una imagen capturada en el pasado, nos excluye de alguna manera, reconocemos algo de esas personas, pero son otras. Es como un deja vu inverso, no sentimos que es algo que vivimos, es encontrarnos en alguien en un momento del que no fuimos parte. Barthes finalmente encuentra a su madre en una imagen muy particular. Les pido especial atención a las descripciones que Barthes hace de las imágenes y de dónde parte su mirada hacia ellas. 


En este espacio te pido que compartas tus reflexiones en torno a las lecturas, el ejercicio de esta semana y los referentes visuales que te he compartido.
Generemos una conversación grupal para cerrar esta primera semana.


Memoria Cero | PDF desbloqueado

by Mtra. Olivia Vivanco -

Hola a todos

Una disculpa porque no me había dado cuenta de que el PDF de "Memoria cero" está bloqueado y no les permite subrayar y hacer anotaciones. Gracias a Malinali por hacer la observación. 

Adjunto aquí de nuevo el archivo desbloqueado. 


Reflexiones sobre las lecturas y los ejercicios.

by Manuel Lozano -
Pienso en las Representaciones sociales de Moscovicci y la manera en la que la imagen juega un papel fundamental en la creación y reproducción de ideas, pensamientos, y discursos que se transforma en prácticas. Pensamos o creemos que la imagen es inofensiva, que solo está ahí de manera espontánea, decorativa, trivial. Pero en ambos textos me sentí invitade a dialogar con las imágenes de lo cotidiano, a dosificar esa gran cantidad de fotografías a las cuales reaccionamos a través de íconos, palabras, stikers, gif, memes, etc. Nuestras conversaciones en las redes sociales se ha reducido a la imagen. No hace falta decir que estamos cansades o tristes, basta con usar una de los emoticones de nuestro chat. Instagram, por ejemplo, es una red que en lo personal, me aturde bastante. Me aturde por la cantidad de imágenes y los contenidos de estas imágenes. Cuerpos Fitness, marcas de ropa, personas viajando, alimentación saludable, tecnología de última gama. IG es en Edén de las redes sociales, el mundo perfecto y a pesar de ser imágenes comunes, pueden llegar a menoscabar nuestra relación con nuestro cuerpo o nuestra vida. 

La invitación de Eunice Miranda a mirar desde cero, es una propuesta que trasciendo lo estético y nos motiva a desaperender y aprender  a observar, tal vez estas otras miradas, nos permitan crear otras narrativas, otros discursos que liberen y reconozcan las diversas miradas sobre el mundo y la vida. 

Memoria cero y Barthes: más allá de la referencialidad

by Sam Fernández Garrido -

Entiendo que la propuesta de Eunice Miranda es ahondar en la búsqueda de caminos que lleven a la fotografía más allá de la referencialidad directa, es decir, de su uso “documental”. Para comprender los obstáculos a esta propuesta, resulta útil su análisis sobre la profusión de imágenes en la vida cotidiana a través de los dispositivos “expulsivos” que provocan masificación de nuestros sistemas de percepción (en particular la televisión). Ella articula la triada percepción-memoria-imaginación para abordar el problema de cómo estos dispositivos generan un acervo de imágenes hechas (dispuestas en la memoria) que influyen en la selección que hacemos al fotografiar, limitando la capacidad de imaginar y construir nuevos escenarios. Generan la expectativa de qué es lo que debemos encontrar y eso será que lo que facilmente hallemos. Frente a esto, en “Memoria cero” apuesta por prácticas de tranformación de la rutina visual y, sobre todo, en buscar formas de asombrarnos de nuevo ante lo cotidiano; de sobrepasar nuestra anestesia visual. El trabajo de Bavcar, comentado por la autora, es también un ejemplo de cómo producir estas fisuras o cambios en la disposición hacia le mundo. Bavcar es invidente y busca activar la mirada del tercer ojo, la de la imaginación; pero esa mirada es un reto para cualquiera que nos pongamos detrás de una cámara. 

El análisis de Barthes me ha conectado mucho con los estudios de los afectos y me parece valioso en la medida en que propone un acercamiento fenomenológico a la cuestión de qué es la fotografía que no elude las emociones.  Aún si esto le lleva a declararla como “arte poco seguro”, ya que le deja “científicamente solo y desarmado”. 

Me parece también un escrito precioso. Barthes toma como guía metodológica la conciencia de su emoción, del afecto que le producen las fotografías para tratar de desvelar cuál es la cualidad esencial de la fotografía y qué es aquello que le hace “vibrar” ante determinadas fotos. Para su investigación no toma un “corpus” de fotografías sino solo algunas que tienen significado para él. Y en su trayecto por ellas, diferencia aquellas que solo le producen un “afecto mediano” (las que le interesan solo como Spectator, el studium) de las que le punzan, las que salen como un pinchazo, una herida o una marca: el punctum de la foto, aquello que le despunta. Son detalles de la foto que no tienen por qué ser intencionales. Y encuentra el punctum en una fotografía de su madre en el Invernadero, que le devuelve un sentimiento certero sobre el hecho de que se trata de ella (por la luz de sus ojos) y sobre la tristeza que le causó su muerte. Barthes sigue el hilo de la foto del Invernadero (que nunca nos muestra ya que solo existe para él y no para nosotrxs -no lograría levantarnos la herida-) para interrogar a la fotografía desde el punto de vista del amor y de la muerte. La fotografía parte de los rayos que emanaron del cuerpo de su madre y no recuerda, sino que “atestigua”. 

Como en Eunice, Barthes trata de retirar la foto de su charloteo ordinario (del ruido) y también contrapone el valor testimonial de la fotografía (como la del Invernadero) al representacional, que presenta sin punzarnos.


Es difícil pero posible

by Georgina Gama -

El motivo de haber desactivado mi cuenta de Facebook y de no tener ningún interés en ninguna otra plataforma con formato de “red social” fue el hastío de la imagen; habiendo estudiado antropología visual mi trabajo estaba relacionado con el consumo y producción de la imagen, sin embargo, llegué el punto de “ya no más” y de buscar una “paz visual” o un descanso ante el torbellino de imágenes sin sentido o con sentidos totalmente ajenos a mí. Después de estas lecturas y de comenzar a crear mi propia narrativa visual ha cambiado radicalmente mi forma de percibir el arte visual, así como de preguntarme sobre las secuelas que muchas de estas imágenes dejan en personas que su narrativa visual es sobre ellas mismas, verse constantemente genera un “espejismo” que distorsiona la proyección de la imagen personal. Al ser mas selectiva en la forma de consumir y producir imágenes y videos logré ese anhelado descanso.


la imagen y el fetiche

by Areli Veloz Contreras -

Eunice Miranda nos da una panorama general sobre la saturación de las imágenes a través de la tecnología de los medios de comunicación. Nuestro alrededor y nuestro día a día está saturado de imágenes que ya no reflexionamos del todo, hacerlo sería imposible, o nos volvería locos o locas. El texto es una oportunidad de repensar y reflexionar sobre el poder de la imagen, lo cual lo articulo con el documental “ventana del alma”. ¿Qué significa ver y mirar? ¿qué es lo que vemos? ¿Algo nuestros o algo que nos imponen? Considero que, por un lado, el mundo actual –con sus sistema capitalista y colonial de consumo y mercantilización de todo tipo de objetos, cuerpos, almas e intelectos- nos han adormecido o negado el derecho a la contemplación. La contemplación es central para la humanidad, ya que es por medio de ella que creamos e imaginamos la vida desde otros lugares. Por ello, como en el documental se plasmaba y la autora, Eunice Miranda, también lo distingue, no es el acto meramente de ver, sino de mirar y saber y sentir lo que se está mirando. El mirar, no sólo es el acto biológico de observar y traspasar imágenes por neuronas o nervios sensoriales que nos hacen sentir y rememorar, sino también es una manera de constituirnos social y culturalmente desde el tiempo y desde nuestra presencia en este mundo.

¿Cómo nos presentamos hacia otros? ¿cómo transciende nuestra existencia? Marx o, algunos marxistas, dirían que por la reproducción de la materialidad de la vida, pero para mí sería también la memoria anclada en esa materialidad. No solo hay imágenes que se consumen y que se observen como fetiches del mundo de la vida, sino, al contrario, esa vida fetichizada da cuenta de diversas historias que hacen que los individuos trasciendan en el tiempo.

En el caso del texto de Barthes, es central esta parte de la transcendencia en el tiempo. La trascendencia del recuerdo de su madre, que yace en una fotografía, va más allá del último recuerdo que tiene de ella o del presente en que la está describiendo. Es una imagen que despierta los recuerdos. Recuerdos que cambian o se presentan de manera diversa según el presente en que se esté contando o rememorando. La imagen que nos despierta sensaciones son aquellas que percibimos, podría decir, desde el recuerdo donde las emociones afloran, pero, al mismo tiempo, la imagen en sí, al pasar del tiempo reflejado en el cuerpo, nos lleva a no reconocer o reconocer desde la extrañeza a individuos, que en el caso de Barthes, es su madre.

La imagen del espejo, también es interesante, ya que tampoco refleja lo que se es, si es que esto existe, sino lo que se quiere ver, el no reconocerse en el espejo o, el no reconocerse en la fotografía, causa desconcierto. Y esta parte, considero, también es resultado de una modernidad que nos ha enseñado a mirar ciertas cosas y desechar otras. Desechamos no solo objetos, sino imágenes que cuentan vidas e historias, imágenes que pueden darnos luz y paz, que pueden darnos la oportunidad de ver y narrar desde otros ángulos y, sobre todo, de pensarnos más allá del ego y de la desechabilida.


La enacción por medio de la fotografía

by Malinali Mosqueira -

Hay dos cosas que destaco de los puntos desarrollados en las lecturas y de las reflexiones que me surgieron entorno a ellas, el acercamiento/inmersión y experimentación al momento de crear imágenes y la selectividad de lo que consumismos visualmente y una suerte de minimalismo visual que se contrapone a la saturación de imágenes a la que estamos expuestxs.  

Acercamiento/inmersión, experimentación

Proponer y transmutar otros modos de mirar requiere de un proceso transformador, reflexivo y analítico (con el exterior, pero también autoanalítico). Cuando nos acercamos de manera inmersiva en la imagen que queremos capturar se facilitan los procesos dialógicos y de memoria y cuando en este acercamiento hay una experimentación con la manera en la que percibimos, imaginamos, conocemos, reconocemos y capturamos la imagen, se facilitan los procesos de cognición emergentes en la acción encarnada y corporizada de crear y retener una imagen, es decir la enacción por medio de la fotografía y otras herramientas y expresiones visuales.

Eunice Miranda Tapia nos señala que “podemos afirmar que percepción, memoria e imaginación son tres elementos que están presentes durante el proceso fotográfico y la manera de producir imágenes se refleja directamente en esos tres aspectos”.

“En el ámbito de la fotografía, la imaginación juega un papel de suma importancia, ya que a través de ésta las imágenes fotográficas son capaces de tomar rumbos distintos de la ya rebasada razón de documentar, para lograr con ello imágenes creativas, evocadoras, detonadoras de mensajes que sobrepasan la imagen en sí”.

 

 

Como menciona Olivia

“No es posible borrar, pero si modificar, intervenir, moldear nuestra mirada, no desechar lo visto sino transformarlo. La memoria está ahí, de forma selectiva o confrontándonos con lo que quisiéramos olvidar, está llena de imágenes, por lo que nos da también la oportunidad de escribir sobre lo escrito, de crear un palimsesto personal entre lo visto, las sensaciones y los demás sentidos”.

Estas palabras resuenan en mí; disfruto la analogía de crear un palimsesto, puesto que esta misma analogía me hace pensar en los procesos de acercamiento, inmersión, experimentación y recreación de imágenes como esos movimientos y fluir del agua, el viento y otros elementos que erosionan lo escrito o prescrito y dan espacio a algo nuevo.

¿Cómo podríamos deshacernos de esa información visual introyectada en nuestro cerebro al hacer una imagen?

La manera las viable y tal vez única que “deshacernos” o transformar la información visual introyectada en nuestro cerebro, no deseada o limitante como los estereotipos visuales, es a través de nuestra propia producción de imágenes, como propone el texto “Memoria cero”.

Para identificar y transformar estereotipos e influencias visuales hay que identificarlas y transformarlas en la manera en la que repetimos, reproducimos y consumimos esta información visual y/o crear, reafirmar y conectar con nuestra propia propuesta visual brindándole más profundidad a nuestro modo de mirar.

 

Selectividad y minimalismo visual  

Es importante recordar y ser conscientes de que tenemos control de lo que consumimos visualmente (no absoluto, pero si importante y en muchas ocasiones determinante).

La selectividad de las imágenes que consumimos y el minimalismo visual pensado como el estar consciente y presente en un solo escenario visual a la vez, dando  tiempo y espacio para la observación, van de la mano, ya que el minimalismo visual ayuda a que seamos más selectivos con lo que consumimos visualmente y al seleccionar de manera más activa y consiente los estímulos visuales a los que nos exponemos, damos lugar a condiciones propicias para experimentar nuestra mirada y la observación de manera más vívida.

En un contexto urbano consumista y capitalista es muy común vernos en situaciones como la siguiente: mientras cocinamos, entrevemos y escuchamos la televisión de fondo y simultáneamente scrolleamos la pantalla de nuestro celular viendo publicaciones de Facebook o Instragram. Tenemos estos tres estímulos visuales: la comida que estábamos preparando, las imágenes de la televisión y las imágenes de las redes sociales, pero no observamos ninguna de ellas. No considero que este mal esta manera de mirar puesto que muchas veces en el contexto y en el ritmo acelerado en el que nos encontramos es la manera más práctica de desenvolvernos sin quedarnos atrás respecto a todo o que está aconteciendo en nuestro entorno, pero lo que si se vuelve problemático es cuando nos habituamos a ver de manera rápida y superficial porque nos perdemos de una gama muy amplia de sensaciones y percepciones y de la posibilidad de darle espacio y conciencia a nuestra manera de experimentar y vivir nuestra forma de mirar.

 

 

 

Sobre “La cámara lúcida” y el hallazgo a través de la fotografía

Siento en la expresión de Barthes, sobre las imágenes de su madre, una extraña sensación de encontrarse en una especie de limbo o situación de liminalidad en la que la mujer de las fotografías de su madre “es casi ella”, pero al mismo tiempo “no podría ser una persona”. Pienso que la actitud reflejada por su madre en las fotografías fueron algo de lo que no formo parte Barthes, es decir, que la raíz de eso que hacía que no terminara de reconocer a su madre en las fotos no era tanto el hecho de que el no estuviera presente en ese momento y no pudiera asociar esa imagen con un evento, una escena o un contexto más completo del que él hubiera formado parte, sino que el percibía la actitud de su madre hacia el mundo y la actitud de su madre a hacia él, de manera distinta a la que ella mostrada voluntaria y premeditadamente en las fotografías. Es por esto que descubre en una actitud de “inocencia soberana” a su madre en una postura autentica hacia la camara en la que no se expone ni se esconde. Para mí el conocimiento y acercamiento que Barthes tenía con su madre hace que conecte con la fotografía de su niñez y que al mismo tiempo no termine de reconocerla en otro tipo de fotografías. Esto me hace recordar y reflexionar en las veces que hemos descubierto algo sobre como nos mira una persona por medio de las fotografías que nos toma  y hace que me pregunte como fotografiaríamos a nuestra familia y seres queridos si la premisa de este ejercicio fuera tratar de mostrar como los miramos.


Sobre las lecturas

by Xiomara Valdez -

Hola a todxs!!!!!

Las lecturas me han motivado mucho, me siento feliz y gozosa de poder disfrutar de este material. 

Sobre la lectura Memoria Cero, volveré a comentar y a insistir que estamos viviendo en una época complicada por toda la apertura de información que encontramos en los medios de comunicación como la televisión,  los medios impresos, el internet (las redes sociales, comerciales),  que tan conscientes somos de seleccionar lo que vemos o, de lo que inconscientemente recibimos día a día. Considero importante saber cómo nutrimos nuestros ojos, nuestra escucha. Creo que todo la tormenta de imagenes de la que nos habla Eunice Miranda nos ha llevado a una falta de contacto con uno mismo; el ruido visual y de información ha conseguido descolocar al ser y, la intuición ha tomando un lugar menor hasta ser olvidada. 

Cada vez se acciona menos desde la intuición, se acciona más desde lo que se ve de afuera o se escucha. Se ha perdido la confianza en uno mismo, pensando erróneamente en que lo que creemos está mal. El compromiso hacia nuestro estar en la tierra se reduce por no accionar desde una iniciativa propia. 

Tenemos la fortuna de poder contribuir desde nuestra trinchera hacía afuera y contagiar la alegría de vivir e imaginar desde otros espacios. Compartir con los niños y jóvenes darles opciones de vida, acercarnos a la tierra. Esta lectura me ayudó a poder acercarme más a mi hija de una manera amable y con fundamentos más claros de los que tenía para continuar abriendo caminos y consciencia. (aun voy a la mitad del libro)


La Cámara Lúcida

Otra lectura fascinante que me invita a ser un cuerpo fotografiado. Lo que he captado e interpreto de lo que llevo leído del libro: El fotógrafo: su mirada, el momento en el que el dedo presiona el botón, el tiempo; la cámara. el lente, el botón obturador; el referente: el espacio, la luz, la época. La fotografía reveladora de lo vivo, de la historia; la contraposición de un tiempo pasado a un presente, los recuerdos, el cuerpo que es un objeto o un sujeto, una fotografía que nos relata un hecho.  Entendí que al momento de tomar una foto tomas un momento único, habla de la muerte de lo  fotografiado (referente),pero también habla de algo que nace, (todo en un instante). También menciona sobre la fotografía que viaja por miradas diferentes, sin saber todos los pensamientos que se generan a partir de ella.  

Revisé algunas imágenes de fotógrafos mencionados. 

Continuaré leyendo el libro. Muchas gracias. 




Lecturas

by Leticia Miranda Martín del Campo -

En la lectura de la imágen lúcida se nos invita a pensar sobre el papel que juega la fotografía tanto en la "captura" de un momento preciso como en lo que se quiere recordar. Lo subjetivo y al mismo tiempo objetivo de lo "inmortalizado"; como se menciona hay una realidad que no siempre tiene significado para el espectador ya que no es o fue su realidad y a lo mejor ni siquiera lo más relevante del momento, sin embargo remite a situaciones personales que nos transportan a una situación particular por referencia. Nos deja reflexionar sobre el por que de la elección del objeto seleccionado, el objeto a recordar, el momento que nos identifica o aquel en el que nos define.

La lectura Memoria cero, me di cuenta que sin notarlo efectivamente estamos expuestos a mucha información por el sentido de la vida, la cual en su mayoría no analizamos en su momento, no por falta de interés sino por la gran velocidad y cantidad que esta es proporcionada en el entorno, TV, cine, anuncios, espectaculares, stickers,.. debemos hacer un alto en este bombardeo para analizar y así poder descartar aquello que no nos enriquece sino al contrario solamente satura al grado de no querer obervar más y conformarnos con lo que se nos muestra. Debemos recuperar esa capacidad de observar, disfrutar e interpretar las imágenes que nos rodean.


Comentario sobre ambas lecturas.

by Celeste Juárez -

Hola muy buenas noches a todos.

En relación a las lecturas, ambas me han producido unas ganas incontrolables de leerlas por completo, gracias por tan enriquecedor material.


Camara Lúcida de Roland Barthes. Me hace pensar en la importancia que genera la fotografía en su tesis principal de crear una replica de la realidad  y en conservar la esencia del momento o de las personas. Claramente, para que este segundo propósito de lo que hace la fotografía se realice, es necesario no solo la imagen creada si no el sentir de los actores que miran dicha fotografía. Una fotografía de un niño sobre un caballo de carrusel para mi puede ser bonita y me puede generar atención los detalles de la moda del momento, de la luz, incluso el mismo carrusel, pero para la madre de este niño esa fotografía puede crear lineas de tiempo de la vida del niño, puede traer a la memoria de la madre el sonido del carrusel o el sonido de la sonrisa del niño, de igual forma; esa fotografía tiene otro sentido para la tía del niño o incluso para el mismo niño. La fotografía es un arte de replica de la realidad y del retrato de la esencia, de lo invisible al ojo humano, de lo que solamente se puede descubrir desde una mirada que nace con todos los sentidos hasta llegar a sentirla. 


Memoria cero: una mirada fotográfica de Eunice Miranda Tapia. La autora nos hace un breve análisis sobre algunos medios de comunicación más importantes en la sociedad actual. El periódico, la televisión y el internet, la trilogía de la globalización de las imágenes en plusvalía. Cada vez las sociedades desarrolladas y en proceso de desarrollo necesita hacer llegar a todas las personas lo que esta en el mercado, el capitalismo y su cultura de consumo hundieron sus raíces en esta trilogía de medios de comunicación para tapizar a nivel cultural a sociedades completas. Así mismo, vivimos en el tiempo de lo fugaz, de lo pasajero, de lo inmediato que volverse lento y reservado es incluso un acto de resistencia. No creo que estos medios de comunicación sean "malos" sin embargo, el uso que se les da es lo preocupante. Actualmente podemos darnos cuenta que en redes sociales como Instagram, existe un excedente de imágenes que nos describen perfección, estándares de belleza, consumo desmedido, ocio, enajenación en su máximo esplendor. Es perturbador ver como somos dominados. 

Miranda nos menciona al cine, el cine es un espacio para la construcción de la identidad, para la reproducción de la cultura, por lo tanto las personas dependen de la producción cinematográfica de otras personas para ver lo que esta sucediendo o sucedido en el mundo, para dar rienda suelta a la imaginación. Sin embrago, ¿Qué pasa cuando esta producción está monopolizada por una empresa extranjera? sigue siendo un intercambio de culturas, pero como todo monopolio vende al por mayor su producto, lo vende caro y a veces de mala calidad. El cine se degrada y con ello la sociedad que sustituyo el teatro, la opera, el museo y mata sus ratos libres con unas buenas palomitas de maíz. 

Percepción, memoria, creatividad e imaginación, cuatro conceptos necesarios para crear una buena imagen, todos dependen entre sí. Entonces para hacerlo debemos primero ver dentro de nosotros que es lo que necesitamos, queremos o deseamos fotografiar y aquí entra en juego nuestra memoria, porque es a partir de nuestros registros cognitivos y conceptuales que vamos a tener una base de datos en nuestra memoria y esta saldrá a luz a posicionarnos ante la realidad ( Memoria-contexto social), para luego; afrentar esa realidad desde nuestra percepción, esta programada y ensuciada con prejuicios, ideas y creencias. Luego damos paso a la creatividad e imaginación, creo que ambas van dependiendo de las habilidades del fotógrafo y sus técnicas. Entonces la realidad ya fue transgredida por una mirada violenta y sin embargo; se crea otra realidad valida para el autor y sus discípulos. 




Reflexión

by Mtra. Olivia Vivanco -

Sobre los planteamientos de Eunice Miranda, es difícil deshacernos totalmente del enorme archivo visual que consciente e inconscientemente hemos recopilado a lo largo de nuestra vida, pero detenernos a reflexionar sobre las imágenes que consumimos y de dónde abrevamos de ellas es un paso para tratar de deconstruir, entender y reflexionar sobre dichos esquemas. Importante tomar un tiempo para explorar el entorno, ser conscientes de lo que vemos y dejar que nos seduzca, más allá de solo dar un click al celular (popularizado ya como nuevo dispositivo fotográfico), pues si bien la mirada está mediatizada y culturalmente construida, la memoria y las experiencias también.

     No es posible borrar, pero si modificar, intervenir, moldear nuestra mirada, no desechar lo visto sino transformarlo. La memoria está ahí, de forma selectiva o confrontándonos con lo que quisiéramos olvidar, está llena de imágenes, por lo que nos da también la oportunidad de escribir sobre lo escrito, de crear un palimsesto personal entre lo visto, las sensaciones y los demás sentidos.

     Inevitablemente Barthes en su narración nos lleva no sólo a las imágenes de nuestro pasado sino también a las de los nuestros, que también nos conforman. ¿Cuántas subjetividades pueden hacer de una misma imagen una escena intrascendente, un recuerdo significativo o una construcción compleja? En las fotos familiares por citar un ejemplo, es interesante que depede de con quien sean vistas, se les van añadiendo o modificando detalles, o bien, aparecen contradicciones, construimos también nuestra memoria a partir de esas subjetividades propias y ajenas. Menciona Eunice Miranda al referirse a la fotografía en el álbum familiar que “[…] es una herramienta para la construcción de una memoria familiar, para fortalecer lazos sanguíneos y afectivos, y se convierte en un documento de la memoria”; por lo que el acto de mirar una foto conlleva muchos matices a considerar, y alcanza un grado alto de complejidad al hablar de la mirada y la relación con la imagen y el objeto imagen. Como menciona Miranda también, “La fotografía se eleva de un valor representacional a un valor espiritual y afectivo, llegando hasta lo que menciona un acto de “ritual mágico” al reunirse en torno al álbum familiar y convertirlo en un fetiche, que como también menciona toma un “sentido de veneración y valoración mágica del objeto”.

     Varias experiencias compartidas por ustedes nos llevan a este valor de la imagen. La fotografía que recoge un instante del tiempo, que trastoca muchos tiempos a la vez: el eco del presente capturado, que en el mismo instante ya se ha convertido en pasado, el futuro de lo que aconteció para aquello fotografiado, y el presente de quien la mira, el constante “esto ha sido”.  


me ver x te ver

by Vanessa Jesus -

Hola a todes,

muy fructífero todos los estímulos de esta semana. Pensando en las palabras estimulo OBSERVAR / RECORDAR / DESCRIBIR.

En la película Ventana del Alma la cuestión del observar pasa por la idea de que observar esta mediada por nuestra experiencia, no conocemos las cosas como son, de que vemos lo visible y lo invisible, vemos con la imaginación, que nuestro sentimientos sobre lo que miramos influencia mucho en la manera que observamos las cosas.

En la película Agnés Varra comenta que la visión esta influenciada por sentimientos, habla de la conexión con el asunto, con que esta mirando de la nuestra posición en el momento que miramos.

Esta frase de Agnés me ha llevado a Bathers que observa, recuerda y describe desde su relación afectiva con su madre.

Agnés al producir imagen de su marido miraba lo que nadie mas podría mirar, Bathers por su vez busca el las imágenes creadas por otro de su madre lo que solo él conseguía ver.

El recordar aparece en la construcción de la imagen de Agnes que registra y archiva momentos que en su futuro y con una mirada desde afuera ya cambia su significado. Y en la busca casi que eterna de Bathers con el recuerdo de su madre registrado en una imagen, donde el busca en ese fragmento de “realidad” la realidad que hace mas sentido a sus recuerdos.

En el ejercicio de la imagen descrita la propuesta fue observar recordar y describir.

En el momento de observar a través de una lente, tu ya hace un recorte, de lo que va ser incluido y de lo que va ser excluido. Observar con recorte del obturador hace enfocar en los detalles particulares de las cosas y muchas veces quitar su contexto.

En mi caso he percibido que en la descripción de la imagen he acrecentado mucha carga simbólica en los objetos registrado, que ya tenían en le observación, pero en la hora de recordar y describir la imaginación, mis experiencias y mis deseos aparecen mas claramente.

Imagino que se yo tuviera de describir mirando la imagen y no a través de mi recuerdo de la imagen la descripción se quedaría más en el visual y no tanto en el simbólico.

En el caso de Ben Russell veo que su observar va mas allá de la idea de describir un momento, de crear un imagen que va nos hacer recordar de alguien o de algún momento. En su antropología pscicodélica siento que su producción de imagen va mas allá que una documentación de un momento y permea mas por una inmersión de lo visual. No esta cargada de sentimiento como a de los familiares de Agnes y Bathers y si de una experiencia de viajar que va mas allá de lo que se puede ver. Una inmersión que hace mas sentir que observar.

El texto Memoria Cero, no he conseguido leer, pues todos los capítulos me parecen tan interesantes que me quede perdida por donde empezar.

Estimulada por la compi Paz:

¿Por que hacemos imágenes?

¿por que produzco imagen?

Siento que para observar una imagen necesito me ver o ver el otro. Reconocer me a partir de mi experiencia o ver el otro a partir de la suya.

Saludos a todes, gracias por su tiempo



EL PROPOSITO DE LAS IMÁGENES EN EL TIEMPO DE LA HIPER PRODUCCION Y REPRODUCCION DE ELLAS.

by Paz Plaza Hernández -

Hola a todxs, espero que estén muy bien y que les haya ido bien con el inicio de los contenidos de este nuevo módulo.

Por mi parte son varias las reflexiones que me surgen a partir de los materiales compartidos de este mòdulo.


Voy a partir tomando esta pregunta para desarrollar algunas ideas y reflexiones:

¿Cómo podríamos deshacernos de esas información visual introyectada en nuestro cerebro al hacer una imagen?

En el texto se describe una realidad de "tormenta visual" en palabras del autor, a la cual debemos sumarle los años posteriores a esta publicación, que data del 2008. Han pasado ya más de 10 años, y podemos en estos años habitar el creciente aumento desbordado de la "tormenta visual" gracias a la masificación del internet, el uso de los teléfonos inteligentes y las diversas redes sociales que por esa fecha estaban en sus versiones prototipos o recièn saliendo a la luz.

Hoy en un contexto de pandemia mundial y de cuarentenas, vemos completamente reducida la vida social, el trabajo, la educación y el acceso a la información a la hiperconectividad en torno a las diversas pantallas, exacerbando la exposicion a una "tormenta de imagenes", la cantidad y la rapidez de la reproduccion y estimulo por parte de anuncios y publicidades que coexisten en las redes. Al igual que ha disminuido la informacion obtenida desde el habitar las calles.

Me parece necesario situarnos desde este presente para poder responder la pregunta.

Creo que es imposible vaciarnos de esta realidad historica, vigente y en transformaciones que siguen sosteniendo esta hiperestimulacion visual. Yo que naci en 1988, crecì con la presencia de la televisión, y he transitado los cambios que ha generado el internet en la vida humana. En mi familia mi padre siempre ha tenido un vinculo tanto con las càmaras fotográficas como de video, por tanto la generacion de imàgenes como registro de la vida familiar ha sido algo siempre presente. Lo considero parte de mi identidad familiar.

Creo que si bien es imposible borrar de la memoria el registro histórico de la cantidad de imágenes que tenemos, si podemos aprender a discernir, o a decidir que estrategias tomar ante ello. Tener una mirada crítica y reflexiva entorno a las imágenes que se nos presentan, cuestionar por ende los habiatos de consumo y practicas, si es que estamos reproduciendo algo sin ser concientes o que no tienen relacion ni signifado para mi.

Creo que ninguna imagen es inocente o esta falta de contenido. Es por ello que sumando a esta reflexión que me convoca el texto, se suman a otras reflexiones que me llevó  la tarea de descripción de una imagen.


SOBRE EL EJERCICIO DE DESCRIPCION DE LA IMAGEN:

Me pareció un ejercicio muy interesante de deriva de mirada, y una manera hermosa de retener imágenes o fotografías mentales, era una invitación a hacer una deriva de observación y registro las imágenes de forma consciente, es decir con un estar presente en todo momento, las imágenes por tanto probablemente aunque no hayan sido tomadas, muchas quedarán como parte de nuestra memoria.

También me hizo reflexionar sobre la generación de imàgenes. Creo que muchas veces capturamos imágenes de manera casi desmedida gracias a las posibilidades digitales que nos entregan los celulares, cámaras digitales, tablet, etc, y que finalmente solo quedan almacenadas ocupando espacio en la memoria de los aparatos. Creo que este exceso de “ruido” o información visual que tenemos en nuestro cotidiano, como comentaba el autor del texto Mirada cero, podríamos asimilarlo al proceso de excesiva generación de imágenes por persona, muchas veces sin un fin claro más que la insistencia casi inconsciente de tener que capturar algunos momentos, o de que muchas de las emociones o experiencias memorables o que conllevan alguna emoción, juntarse con algún amigx, cocinar algo nuevo, salir a comer, comprarse algo nuevo, realizar un cambio de imagen. Entonces el capitalismo no solo nos conduce a comprar si no que la cadena también incorpora la idea de registrarlo, socializarlo con lxs demás y generar en ellxs las ganas de querer consumir de la misma manera, o la exposición de nuestros gustos y necesidades para generar un buen perfil de consumidor.


En un mundo de súper producción y bombardeo de imágenes, ¿estoy siendo consciente de las imágenes que estoy creando?

¿por qué estoy realizando esta imagen? ¿para que fin? ¿la utilizaré para algo en especifico o es algo que quiero hacer parte de un archivo, registro sensible o emotivo? ¿Es solo para mi o la compartiré? S es así, ¿a quien y de que manera? ¿la voy a imprimir, la voy a reproducir muchas veces, la voy a subir en alguna plataforma?


Desde el ejercicio surgieron en mi estas variadas preguntas, y que me llevan a cuestionar y observar el momento de generar imágenes nuevas, como una invitación a ser conscientes de ello, del contexto, del territorio, del fin, de su forma de reproducción. No es que tenga respuestas para ella, pero son preguntas que me quedan dando vueltas ante este inicio del modulo.


También me gustaria compartir un texto que se llama“La Mano que Piensa, sabiduría existencial y corporal en la arquitectura” del arquitecto Juhani Pallasmaa , si bien la idea central del libro es hablar sobre el proceso creativo y la injerencia que hay en la mano y en el sentido del tacto, presenta una mirada critica ante la historica presencia en la apreciacion y entendimiento del arte y la arquitectura desde la hegemonia de la vista o ocularcentrismo, como lo presenta en su texto, donde se pueden encontrar reflexiones interesantes con respecto al tema que estamos revisando en este modulo.


Les dejo una pequeña reseña del libro:

"Donde
reivindica la importancia de todos los sentidos,

a la hora de enfrentarse a la obra de arte
y a la arquitectura, frente a la actual cultura
tecnológica en la que estamos inmersos, con
un predominio claro del sentido de la vista. Lo
cual, por un lado, resulta un hándicap para la
actual comprensión de la arquitectura y por
otro, la limita, la deja falta de referentes y por
consiguiente hace que sea tremendamente
uniforme.

Les dejo el link del libro, no es muy buena la calidad en que está pero solo lo encontré así, por si a alguien le interesa revisarlo.

https://idoc.pub/documents/la-mano-que-piensapdf-546g5ovqm7n8


CAMARA LÚCIDA

Con respecto al texto “La Cámara Lúcida” (p.103-116), Roland Barthes, la verdad es que coincidí bastante con su sensación de temporalidad o historia otra, con respecto al ejercicio de mirar fotos antiguas de alguien que conocemos. Me pasó algo similar a ese reconocer algo como esencial pero distinto a la vez, al ver hace poco un registro de video muy antiguo que habia filmado mi padre cuando nacio mi hermana pequeña, con quien tengo una diferencia de 8 años. Verme en la grabación y en el contexto, me impactó y emocionó la posibilidad de verme de apenas 8 años. Identificar lugares, momento y personas para tejerlas con mi memoria, como quien completa algo que estaba perdido. Además de ser muy emocionante la posibilidad de reconocer, mas bien reconocer-me,  en pequeños gestos. Sentir que parte de esa niña de 8 años habita aún en mi.


Quedo atenta a sus aportes y reflexiones!

buena semana, les leo!!