REFERENTES VISUALES 1

Las referencias que te presento en este foro, tienen en común el desplazamiento, el movimiento en un sentido corporal y geográfico, pero también emotivo. Víctor Morales destina un mes de su vida a la deriva, al azar, a salir por las mañanas de una casa ajena para, al acercarse la noche, hacer la convocatoria entre sus conocidos en busca de un nuevo lugar. Es un doble traslado, el geográfico que realiza atravesando la ciudad y el espacial, que lo lleva cada noche a un hábitat diferente irrumpiendo en la intimidad de otros.  

La lectura de Le Breton, lleva el cotidiano acto del caminar a una serie de reflexiones que hacen de éste, más que una forma de andar el mundo, una apertura corporal y sensorial a lo venidero. Habla del caminar como una experiencia que confronta a la rutina y abre los sentidos, una especie de trance que da apertura a las ideas, que estimula al pensamiento. No se trata de llegar a un sitio específico, sino de un proceso de hallazgos de experiencias, sensaciones, ideas y personas, de tranquilidad y reencuentro. Le Breton considera que “El descubrimiento del entorno puede hacerse en lugares grandiosos o anodinos, hasta los espacios más habituales en ocasiones revelan ser inesperados y abren caminos de sentido”. 

Las referencias visuales de esta semana, muestran diferentes encuentros, procesos y descubrimientos a partir de la puesta en marcha.

Comparte en este foro tu punto de vista en torno al texto de Le Breton y los materiales que te presento en este foro.


1. Refugios Temporales Víctor Morales 


https://issuu.com/vemoga/docs/refugios_temporales


3- El proyecto  "Los Americanos" es un parteaguas en la fotografía documental tanto por su proceso como por su estética, ajena a la perfección estilística y compositiva de referentes como Cartier Bresson o Lewis Hine. Curiosamente, es resultado de una especie de road trip emprendido por Robert Frank por los Estados Unidos en busca inicialmente de imágenes poéticas del American Way of Life. El resultado al final, es un crudo retrato de la segregación, el consumismo, la decadencia y el aburrimiento de una sociedad "moderna".     

Te comparto el video del libro:



COMO MIRAR NUESTRO INTERIOR

by Mónica Silva -

Me parece primordial el retorno a lo cotidiano a lo habitual, creo que nos hemos desconectado a tal punto de lo esencial que necesitamos volver a conectar con aquello simple de las cosas y creo que es mirando hacia nuestro interior, conectando con aquello que nos conmueve,  por lo que el trabajo de ambos artistas desde lo cotidiano, desde el recorrido del entorno próximo, nos muestra aquello en lo que estamos inmersos pero que muchas veces no vemos, desde su mirar de los recorridos experimentados y lo que queda registrado de ello, creo que si nos perdemos la única forma de encontrarnos en volviendo nuestra mirada a lo cotidiano y por ello estas derivas, estas caminatas espontaneas nos pueden ayudar a ello a conectar con lo que creíamos perdido y que estaba allí, sin darnos cuenta.


hacer tierra

by Paula Andrea Sánchez -

Me identifiqué mucho con el texto elogio al caminar,  desde siempre y de manera intuitiva echo a caminar sin rumbo cuando algún problema no deja de rondar en mi cabeza, o cuando una tormenta se avecina, o cuando ya esta todo sucediendo y me veo en un huracán en donde parece no hay salida, camino, ojalá por parques, mejor aun en la montaña, en una época muy decisiva en  mi vida me fui sola a acampar a la montaña un par de veces y fue una experiencia existencial de reencuentro conmigo misma, y si las mujeres nos sentimos vulnerables en estas situaciones, pero enfrentarlas también nos hace fuerte, hoy me siento mas segura en la oscuridad de un bosque en una noche estrellada que andando por las calles de mi ciudad...  caminar es hacer tierra, plantar bien los pies, entregarnos al entorno natural que calma nuestros pensamientos, cada paso es una descarga de energía que hacemos hacia la tierra, una descarga liberadora en la que vamos dejando el peso de nuestros pensamientos a la tierra, naturalmente lo buscamos, nos descalzamos y ya sentimos esa descarga, ese alivio que nos da la madre bajo los pies, para mi no hay mejor terapia, recuerdo una película que me gusta mucho que se llama Wild, y que habla de la historia real de una mujer que camina dos  meses por la costa oeste de eeuu descargando su vida en cada paso, enfrentándose a si misma, reviviendo sus errores y dejándolos atrás para hacerse más fuerte a cada paso, me hace tanto sentido, y es ahí donde nuestra sensibilidad se apertura, y se nos revelan las imágenes, en la calma y lentitud de ese caminar. Viendo los referentes, imagino ese andar por la cuidad que gracias al caminar se nos despiertan todos los sentidos, permitiéndonos VER, por ejemplo las contradicciones sociales de la ciudad, cuando nos disponemos sin rumbo, el entorno nos llama de un modo poderoso, se muestra con detalles que en el apremio del simple traslado no existe, pues no hay tiempo para detenerse a mirar, como vimos en los dos referentes, ya sea dentro de una casa o en la ciudad, aperturarnos al andar sin rumbo nos otorga una mirada rica en posibilidades, el caminar es ocio fecundo, ocio creativo,  ocio filosófico, la liberación que nos lleva al asombro. 

"La caminata es inútil, como todas las actividades esenciales."

by Diana Pauina García Martínez -

 "La caminata es inútil, como todas las actividades esenciales. Superflua y gratuita, no conduce a nada de no ser a sí mismo tras innumerables desvíos." (p.30)

"El espíritu de seriedad no es muy conveniente a la caminata." (p.31) 

" Nunca hay que lamentar la pequeñez de los pies, porque mueven el mundo . No son la Tierra en su totalidad, sino la posibilidad de recorrerla en todos los sentidos." (p.32)

"El camino es una forma de comunicación no solo en el espacio sino también en el tiempo." (p. 37)

"Porque tal es la humildad del camino mil veces recorrido: inscribir la huella al tiempo que se la disimula a la mirada." (p.37)


Hace tiempo que no hago una larga caminata. He subido al monte a hacer trabajo y tanto la subida como la bajada, me han parecido reconfortantes con su sudor. Aún con esto, extraño la antigua forma de llegar a cualquier lugar: caminando por horas para volver de la escuela a la casa o simplemente salir desde temprano de casa para deambular por la ciudad. Encontraba en la caminata mucho de lo que menciona Le Bretón en 'Elogio de los caminos'. Ante todo, han resonado en mi memoria las citas anteriores, trayendo de vuelta la sensación de caminar con el sudor de la agitación ya frío por el soplo del viento, la mente cada vez más clara y la sensación de ver las cosas por primera vez en una ciudad recorrida hasta el cansancio: Siempre había algo nuevo. 

Para hacer etnografía hay que caminar y conducirse sin demasiadas pretensiones ni ideas fijas. 'Concentrar' debe ser distinto de 'fijar', 'enfocar' de 'dirigir'. Salir de lo habitual para permitir el encuentro con otros cuerpos, otras culturas, otras visiones, otras historias, otros caminos y andares. 

Los referentes visuales me han abierto a la posibilidad de fotografiar sin pretensiones estéticas definidas, más bien, con la visión de quien aprecia la espontaneidad y los elementos sorpresa del cotidiano. Aunque pueda parecer contradictorio, estoy trabajando metódicamente en recuperar esta sorpresa, esta sensación de estar en el mundo con los sentidos alerta, pues reconozco que ese despertar de los sentidos es, en gran medida, no sólo una motivación vital, sino además creativa. 


Desplazamiento, una forma de ver

by Monserrat Cortés Herrera -

Tanto en el trabajo de Víctor Morales como en el de Robert Frank encontramos que estos artistas se desplazaron para realizar un registro fotográfico de donde estuvieron. En este registro encontramos en común una mirada de lo cotidiano distinta, en el caso de Víctor Morales, quien estuvo viviendo en casa de sus amigos, fotografió objetos que estaban en sus casas, objetos que lo mas seguro es que para ellos pasen por alto por el hecho de convivir con ellos diario, hace evidente lo que esta, encuentra el detalle en los objetos como mangueras, jabón, fotografías, que son elementos que todos tenemos, pero que son distintos en cada lugar. Morales nos muestra que aunque son objetos que tenemos todos, el hecho de que están en un lugar distinto lo hace diferente, hacen que sea algo a fotografía, se detiene en algo que normalmente no haríamos. 


Robert Frank fotografía escenas de la vida cotidiana americana, por lo que observamos fotos en restaurantes, con banderas estadounidenses, autobuses, personas en la calle, en autos, la cotidianidad. Cotidianidad que damos por sentada, pero en la Robert Frank encontró la decadencia que se observa en el rostro de la personas fotografiadas que hacen un enorme contraste con la que se muestran en la publicidad de la época. El desplazarse, moverse, le dio este amplio panorama para observar algo que no había visto, de hacer evidente algo que estaba pero nadie veía por el condicionamiento de los medios, pero que Frank encontró con el desplazamiento que le dio una amplia gama de rostros cansados, tristes, desilusionados que muestran otra american way of life, la verdadera.


En ambos casos, el llevar algo cotidiano como el moverse, caminar desplazarse como parte de su acción artística les brindó un panorama nuevo dentro de la cotidianidad, de ver más allá de lo que solemos ver por el hecho de movernos y abrir la mirada, de dejar de ver lo normal como normal para encontrar el punctum dado por la ruptura de la rutina, la apertura de los sentidos, de las ideas y de los estímulos de pensamiento que genera el desplazarse.


En ambos casos, a mi me dan una sensación de nostalgia, tal vez porque se que son detalles que no vemos, que damos por sentado, que nos perdemos por obviarlos. Tristeza por no verlos.



El arte de caminar

by Lidia Luna -

La caminata es un acto fundamental en mi vida, y está siendo un gran descubrimiento poder explorarlo desde un punto de vista artístico; por ejemplo, las trayectorias como recurso. De hecho, después de la sesión de asesoría vimos que van a estar presentes en mi proyecto final :-) Así que me sirven mucho estas referencias. Conocía el texto de Solnit, pero no el de Bretón. Me parece un texto hermoso y profundo, al que agradezco mucho que recoja cuestiones como la perspectiva de género (las mujeres no podemos caminar con libertad por los mismos lugares que los hombres) y la de clase, por ejemplo: qué sucede cuando los desplazmientos son obligados, en qué se convierte entonces la caminata. Pienso en las rutas a pie de las personas subsaharianas que atraviesan el desierto para llegar hasta el mar y, en muchas ocasiones, perder la vida en el trayecto o sufrir agresiones sexuales. Pienso en los arrieros que recorrían los caminos hace un siglo; en las peregrinaciones pasadas y presentes. En cuánto vamos a necesitar esa lentitud, esa sensorialidad, para recuperar los espacios cercanos y empezar a construir un modelo de vida sostenible. Pienso, también, en un libro que estoy leyendo: Una trenza de hierba sagrada. En él se expresa la necesidad de conocer el entorno para sentirse parte de él; y, desde ahí, comprenderlo y cuidarlo.

Por último, el proyecto de Victor Morales me ha recordado a la película Hierro 3, en la que un chico se mete cada día en casa de un desconocido a dormir.

Pintarse un bosque y perderse en el

by Holman Sebastián García Chantre -

Cuando estaba leyendo el “Caminar” (2014) de Le Breton también recordaba a Lipovetsky con su libro “De la ligereza” (2015) supongo un tanto por las sensaciones, estaba pensando en lo de caminar como sin afanes con audífonos y música de fondo, caminar así, es caminar liviano, pero Le Breton y Lipovetsky me sirven para reaccionar, ese caminar es una ilusión, una salida de campo con un sol que no quema, un césped que no pica y sin sancudos chupa sangre, me gusta porque separan lo idílico de lo real tangible, y “separar” pues al final no tanto, más bien hacen evidente esa necesidad de ambas cosas, por un lado está esa casi fantasía del caminante (de Le Breton) como aquel que viaja libre por el mundo aun cuando lleva a cuestas ese aire de sospecha que pesa (en términos de Lipovetsky) pero que al final resulta necesario para que el mismo viaje contenga algo más que un lugar o meta en términos geográficos, eso que al final sirve de excusa.

Ahora, con las fotografías de Víctor Morales y Robert Frank que aun bien hablan un poco de una trashumancia, siento que al ser estas cosas más palpables si lo comparo con las palabras tenderían a ser más directas y aun así se llevan el peso de la imagen, eso de saber que en la fotografía puede estar pasando algo, pero que no termino de vislumbrar, a menos que sean impactantes, sin embargo esto último es subjetivo. Ambos trabajos parecen ir a la idea de mostrar una especie de humanidad en movimiento aunque no siempre por voluntad propia.

¿Que tan mal tendremos que ir para crear un Frankenstein  ser víctimas de él?

La inutilidad de caminar y el olvido

by Edwin Noguera -

Después de apreciar los materiales presentados me ha quedado resonando algo con bastante eco: "la caminata es inútil, como todas las actividades esenciales [...]. La caminata privilegia valores decididamente opuestos [...] a las sensibilidades neoliberales que ahora condicionan nuestras vidas". Pienso en estas ideas en contraste con el famoso prefacio de El retrato de Dorian Grey: "A un hombre le podemos perdonar que haga algo útil siempre que no lo admire. La única excusa para hacer una cosa inútil es admirarla infinitamente. todo arte es completamente inútil". Por lo cual emerge en mis adentros la siguiente pregunta: ¿Cuál es el sentido de lo inútil, de aquello que no está legitimado por su funcionalidad? Y por esta línea me topo, sosamente quizá, con la idea de que, si la vida consiste en un caminar, y no un caminar transportado, sino un caminar 'entretegido' como diría Tim Ingold, en realidad todo el sentido que construimos de las cosas es artificial, y que fuera de la artificialidad, hay una estructura productiva inexplorada; y una economía justa posible. Ahora, ¿qué pasa con el arte dentro de esta hipótesis?, sabemos que hay un arte legitimado por su funcionalidad dentro del entretenimiento, o podemos decir que también dentro de la identidad, ¿hay algún arte no legitimado por su funcionalidad, sino legitimado por otra cosa?, ¿es posible un arte sin funcionalidad? Pienso que es posible lo inútil y lo funcional a la vez, pero este tipo de relación termina siendo inhóspita y anónima, como cada acto del día que no recordamos, como aquellos puntos y momentos que olvidamos de nuestro caminar, como la misma historia que se ha perdido de cualquier recuerdo.