MEDITACIÓN SONORA

Escucha y silencio profundo

Escucha y silencio profundo

by Georgina Gama -
Number of replies: 0

Aunque tengo muchos años meditando, disfruto mucho cada instante de introspección. Comencé meditando en las clases de yoga y en mi casa, en la madrugada; era necesario prender una vela y que hubiera cierto silencio y calma en la casa o en la clase, también recurría a la aromaterapia para sentir un ambiente agradable. Al principio era agradable hacer la meditación con música o cuencos, pero con el tiempo mis maestras de yoga me enseñaron a simplemente dejar pasar los sonidos, sobre todo cuando nos encontrábamos en lugares muy ruidosos. Ahora practico la técnica del silencio en donde la idea es simplemente bajar los pensamientos y bajar así el ritmo cardíaco, lo cual me genera una sensación de mucha paz, además he logrado conservar esa sensación a lo largo del día.  El método de Wiff Hoff también me gusta mucho.

En esta experiencia de meditación tuve oportunidad de quedarme sola en casa por la mañana, me instalé en la silla del jardín y me puse los audífonos; comencé a concentrarme en escuchar la música y bajar mis pensamientos, la respiración se ajustó rápidamente a un ritmo más lento y también las respiraciones se hicieron más profundas. A lo largo de la meditación sentí cosquilleos en los pies y en diferentes partes del cuerpo; con el tiempo la música se fue al fondo y mis pensamientos llamaron mi atención, por lo que volví a dejarlos pasar como si pasara un film de película antigua o volver a bajarlos al pecho para disiparlos. Llamaron mucho mi atención los diversos sonidos, la combinación de voces instrumentales que se combinaron, y al final me dejé llevar por la sensación de bienestar. Mi oído me ha estado doliendo y tenia un poco de miedo que pudiera dolerme más, pero fue increíble que al final del día el dolor cedió.

El tiempo de la meditación se pasó rapidísimo y cuando acabó la música me quedé un momento más a disfrutar la sensación de paz; poco a poco los sonidos a mi alrededor, (aviones, carros, vecinos) volvieron a intensificarse y tuve que levantarme para seguir con mi día.