EJERCICIO: LA DENSIDAD DEL OBJETO.

INSTRUCCIONES:
A) Elige 1 objeto que conserves desde hace tiempo, entre mayor sea el tiempo que lleve contigo es mejor.
B) Observa el objeto y recuerda cuántas historias han sucedido en torno al objeto, a través del objeto, con el objeto, para el objeto, por el objeto, observa cómo este objeto se relaciona con otros objetos. Escribe estas historias.
C) Describe los desplazamientos  topográficos que ha vivido el objeto, cuáles han sido sus trayectorias, sus movimientos en el espacio. Describe los espacios en los que ha estado, si ha sido guardado o expuesto.
D) Considera los movimientos en el tiempo también, cómo ha transitado en el tiempo, quién lo ha tenido ¿Has sido siempre tú? ¿Ha sido heredado? ¿Alguien te lo regaló? ¿Quién lo ha tenido de alguna manera? ¿Quién lo tendrá o lo puede tener?
E) Ahora elabora un mapa de las trayectorias, relatos y cambios de estado del objeto o de los objetos. Crea una manera de presentar este mapa, puedes usar los recursos creativos que desees, puedes hacerlo bidimensional o tridimensional. Puede ser digital o material, puedes incluir al propio objeto o no. Si tu interés es lo escénico, puedes trabajar desde el cuerpo y generar una pequeña pieza escénica, 
ERES LIBRE Y NO HAY LIMITACIONES.
COMPARTE TU RESULTADO EN ESTE FORO.

Dibujo de un objeto

by Silvana Rosan -
MuñecaHice un dibujo bastante literal de lugares donde ha estado mi muñeca favorita de la infancia y los caminos que recorrimos en varios viajes por 10 años: desde el 98 hasta el 2008. La pelonsita llegó en una navidad de la cual no tengo memoria más que por las fotos del álbum familiar pero lo más probable es que haya sido en la navidad del 96.  Para el año 98, tuvimos un viaje a Japón, en el aeropuerto, quizás con nostalgia de casa, comencé a llorar y mi madre me dijo que si quería que la traigan. Vinieron entonces con ella. Y nos subimos al avión. Viajamos juntas por varios países luego de ese viaje. Hoy yace en un armario junto a otros juguetes que me traje de varios viajes.  Me gustaría que cuando tenga hijos/as ellos tengan también una muñeca/o de compañía. Si es que no quieren jugar con mi muñeca acompañante. Mapa del recorrido de una muñeca

el instrumento de la documentación poética

by Carolina Bedoya -

Hola !

He llegado a unir los textos y video de la documentación poética junto con el ejercicio del objeto que en mi experiencia personal este el que me ha permitido acercarme a un documentación poética o íntima como me gusta llamarla y verla, donde busco adentrarme en la vida de los sujetos en relación conmigo y el espacio donde nos encontramos, donde a manera de metáforas busco revelar sensaciones y sentimientos vividos,  en otras palabras reflejando esa afectación mutua como lo describe Patricia en su texto y que a su vez relaciono directamente con el corto del carnaval, apesar de que mi práctica hasta el momento carece de una estética sonora ( término que desde que lo leí he intentado descifrar y aún ronda mi cabeza).  Sébastien Capouet logra una capacidad y amplitud sonora que disfruté mucho, al igual que su narrativa de sumersión desde las entrañas de los performistas de este carnaval, sus múltiples capturas de sensaciones entre realidad y ensoñación, donde dos mundos se intersectan para hacer documentación poética.

El objeto que escogí es mi herramienta principal de trabajo, la cámara!, Ella lleva conmigo alrededor de 10 años y fue un regalo, pertenencia a una diseñadora gráfica que la había comprado lejos de su país natal con ganas de enrollarse con la fotografía sin embargo no fue así y decidió venderla. Es una cámara de 1957 entonces sin duda ha viajado mucho antes que yo,  también a todo lado conmigo y también lo seguirá haciendo después de mi. Aparte de ser el objeto que tengo el cual tiene el mayor valor, también ha sido el único que no he perdido cuando por circunstancias de la vida  he perdido todo lo material. Realmente es lo único material que atesoro.

Aquí les dejo una imagen de mi objeto en acción junto con el mapa que me imagine encajaba con ella.

poetisa





Cuaderno de Pascuala

by Daniela Berrios -
Buenas Tardes ¡

Fui muy difícil para mi encontrar un objeto, porque no suelo guardar muchas cosas. Pero hoy, ordenando la pieza de mi hija mayor, encontré un cuaderno que escribí cuando estaba embarazada de ella. Y aunque ya no es mi cuaderno lo lei y fue muy potente emocionalmente enfrentarme a mis propios escritos. 

La misma y no misma Daniela de hace 20 años atrás

Surgieron un montón de recuerdos, algunos buenos y otros no tan buenos....Han pasado 20 años desde que comence a escribir ese cuaderno y volvieron a mi memoria las trayectorias y dezplazamientos , las memorias y recuerdos .....la vida misma ¡

Ha sido una experiencia muy sensible volver a encontrarme con estos escritos .

¡Lo comparto con ustedes!




La densidad del objeto_ Fabricación de emergencia

by Francis Torena Anadón -

LDDO_FE

 

 

Velo tejido

by Malinali Mosqueira -

Esta actividad me resulto un poco difícil porque no suelo permanecer mucho tiempo con los objetos, y hace un año y algunos meses me desprendí de muchas pertenencias con motivo de un par de mudanzas, pero buscando entre mis cosas di con un objeto que con el que no guardo muchas anécdotas personales, pero sí que hay mucha historia entorno al objeto.

Este objeto del que hablo es un velo negro que tejió la bisabuela de mi mamá. Cristina era una mujer nacida a principios de siglo pasado nació en San José Iturbide un poblado de Guanajuato conocido por su tradición de producción de textiles y tejidos; ella tejió un velo negro para usarlo todos domingos en misa y en todas las ocasiones en las que se entrara a un templo o se practicara algún rito religioso católico, dado que en esos tiempos las mujeres en estos lugares y ceremonias tenían que cubrirse la cabeza en señal de respeto así como portar ropa que las cubriera casi por completo. Cristina se casó con Guillermo, el bisabuelo de mi mamá, un hombre que era de Querétaro, ella se mudó a Querétaro con su esposo, el velo negro y el resto de sus pertenencias, tuvo dos hijos, uno de ellos fue Atanasio bisabuelo al que no conocí y padre de mi abuela llamada igual que la bisabuela de mi mamá, Cristina.

La bisabuela de mi mamá le heredo el velo negro a la su nieta llamada igual que ella (mi abuela) y fue de esta forma que posteriormente el velo paso de la casa de la calle de Madero (en lo que ahora es el centro histórico) en la que vivían los bisabuelos de mi mamá, a una casa en el barrio de San Francisquito que le heredo mi bisabuelo Atanasio a mi abuela Cristina en vida.

Mi abuela Cristina siguió usando este velo, pero ya no de manera tan rigurosa porque con el paso del tiempo se dejó de ver tan necesario que las mujeres se cubrieran la cabeza en los templos y ceremonias católicas. Mi abuela Cristina tuvo cuatro hijas y un hijo, mi tío Josué es el menor de todxs  y mi mamá, Dinorah, es la menor de las cuatro hermanas. Mi abuela Cristina le heredo el velo tejido a mi mamá, el velo en manos de mi madre dejo de ser usado como velo y paso a ser una mascada tejida usada a modo de bufanda como accesorio complementario en algunas de las salidas bohemias que acostumbra mi madre en su juventud. El velo cohabito con las pertenencias de mi madre en tres de las casas en las que vivió, la primera en el barrio de San Francisquito, muy cercana a la casa en la que aún vive mi abuela, la segunda en la colonia villas de Santiago una colonia que era nueva cuando llegamos a vivir ahí y que hora se encuentra lejos de considerarse nueva y la tercera es una casa en un fraccionamiento llamado los huertos, donde vive mi mamá actualmente.

Dinorah, mi madre, me heredo el velo, yo casi no lo uso fuera de casa y lo mantengo guardado la mayor parte del tiempo ya que no me gustaría que se perdiera o dañara, se ha conservado muy bien a lo largo de todos estos años y no me gustaría que se rompiera, deshilara o maltratara por un descuido mío, sin embargo, haciendo este ejercicio me he dado cuenta que a pesar de las pocas ocasiones en las que lo he usado, ha sido para mí, velo tejido, mascada tejida, accesorio, utilería y recuerdo/reliquia. Ahora vive conmigo y las pocas pertenecías que conservo en mi casa en la colonia de Valle de San Pablo la cual queda aproximadamente a mitad del camino entre la casa de mi madre y la casa de mi abuela.















Reflexiones finales 

Lo que más me llamo la atención de mi propio ejercicio realizado para este foro, fue pensar en los cuerpos como el territorio en el que ha estado el objeto, lo cual me llevo a pensar en la genealogía como mapa de los cuerpos que han portado el objeto. También me pareció interesante la multiplicidad de usos que se le pueden dar a un objeto a pesar de ser elaborado con un propósito específico y los papeles que puede tomar en diferentes actividades o rituales.



El alma de los objetos

by Jaime Achocalla -

Hay muchos objetos que rodean mi contexto y construyen mi realidad tangible, desde un visión de la filosofía andina se entiende que todo objeto existente tiene vida propia y esa energía vital me ayuda a estar bien y en armonía con el mundo, a continuación detallo el trabajo solicitado:
A) El objeto elegido es una gorra verde que me regalo mi primera novia, es un regalo valioso por que me trae recuerdos hermosos de esa relacion que fue muy feliz y de la cual estoy agradecido.
B) Lo primero que se me viene en mente son los viajes, hermosos paisajes y aventuras, también puedo recordar alguna marcha de protesta y bloqueo en la carretera para exigir nuestros derechos en mi trabajo, otra cosa que se me viene a la mente es que una ves quise pintarlo pero al final no me anime, es un objeto que me ha acompañado a muchos lugares y es testigo mudo de muchas experiencias valiosas que he tenido. 
C) Ahora esta aguardado, pero antes siempre estaba en un lugar visible para tomarlo y salir a la calle, en el altiplano boliviano el sol es fuerte y siempre es necesario protegerse, bueno la querida gorra me ha acompañado por muchos lugares, viajes incluso internacionales, este ejercicio me hace pensar con nostalgia lo vivido 
D) La gorra es un obsequio, lo compro para mi en una feria donde viene muchos artículos de segunda mano, la gorra era seminueva imagino que el anterior dueño debe ser del extranjero, por que esa feria siempre hay productos que llegan de Europa, imagino que ha tenido un largo recorrido por el mundo, bueno lo guardare con cariño y usare en ocasiones especiales. 
E) objeto

Mi payaso favorito, Pashito.

by Celeste Juárez -

Hola a todos. 

El objeto que voy a compartir tiene para mi un gran cariño, en la fotografía podrán ver un peluche que tiene por nombre Pasho, cabe la pena destacar que fue un regalo que recibí cuando tenia aproximadamente un año, o sea tiene mi edad y me cuenta mi hermana que cuando lo recibí me gusto demasiado y su clara imagen de payaso con su traje de corazones me llamo mucho la atención, pero por mi corta edad no lograba hablar bien y  en lugar de decirle Payaso le dije Pasho, desde entonces ese es su nombre. 

Pasho o pashito viajo desde California hasta Guatemala por el año de 1993, mi tía me lo regalo, desde entonces el pobre pashito ha sufrido todos los estragos de cualquier peluche en manos de una niña, sufrió operaciones ( así le llamábamos con mi hermana al hecho de abrirlo y sacarle todo el algodón para lavarlo), también fue intervenido quirúrgicamente para reponerle la mitad de su ojo que se quebró, el cual fue remplazado por un botón. Pashito ha recorrido un largo camino, desde ir en avión de California a la Colonia la Florida zona 19 de Guatemala, para luego ir en una aventura en el año 2016 de regreso a California y hospedarse con mi familia y luego regresar a Guatemala y mudarse a San Jose Pinula, municipio de Guatemala. Aproximadamente veintinueve años mas tarde, su ropa es tan frágil, sus corazones de colores cada  vez están mas descoloridos, pero sigue siendo tan confortable y si Pashito pudiera hablar, creo que dijera todas mis alegrías y mis tristezas en las que solamente el fue testigo. 


He tenido la tentación de repararle todas sus heridas, pero encuentro una negación a dicho proceso, creo que si lo modifico, es alterar una parte mía, seria como querer cambiar mi pasado que ha sido condicionado por factores económicos y ambientales y eso me detiene. 


Perdón por la  fotografía, estuve tentada a pedir favor a que le tomaran una foto solo a Pashito, ya que por el momento no esta conmigo, pero definitivamente preferí plasmar una fotografía  mía donde evidenciara nuestra relación. 





pasho



La trayectoria del objeto que también es unahistoria con mi hermano

by Georgina Gama -

El relato es sobre una lámpara de latón que es una artesanía tradicional en San Miguel de Allende, Guanajuato. Es un lugar importante para mí porque hacíamos muchos viajes en familia para allá para comprar artesanías que mi mamá vendía en su tienda de Coyoacán; además es el lugar donde hice mi tesis de licenciatura y maestría, ahí pasé mucho tiempo. Hice una labor de archivo para rescatar fotos mías y poder explicar la trayectoria del objeto mejor. No encontraba foto del  estudio de mi hermano, así que le mandé mensaje pidiéndole una; al recibir mi mensaje, me llamó y me contó que un día yo le quité la lámpara. Fue un recorrido muy bonito porque revisé mi archivo fotográfico, recordé lugares que visite con mi familia y porque  él me llamo y estuvimos hablando largo rato, además yo no recordaba que se la había quitado. Así me di cuenta que el ejercicio y la trayectoria del objeto tiene más que ver con la historia con mi hermano que con el objeto. Me encantó, ¡saludos!

Mapa Trayectoria

La densidad del objeto: susurros-piedra

by Jhonathan Villegas Betancourth -

Un saludo para todxs. Aquí les comparto mi ejercicio, es un video en el que hablo de uno de mis objetos más preciados, que llevan mucho tiempo conmigo y que tienen un lugar muy importante en mi perspectiva afectiva y en mi relación con las cosas. Esta es una piedra que me regaló un amigo y que fue la incitación de un laboratorio de creación con la sección cultural del Banco de la República en Colombia en asocio con la Maestría en Estética y Creación de la Universidad Tecnológica de Pereira. Esta piedra fue recopilada de una de las minas más antiguas del municipio de Marmato, en el departamento de Caldas, de mi país Colombia. La piedra habla no solo de su memoria geológica, sino también de su pasado reciente, el de la explotación minera. Acompaño este video con una pequeña narración que subiré aquí para hablar de ese objeto. La otra parte del ejercicio la comprende el video mismo. 





(Editado por Admin aula - envío original Tuesday, 30 de March de 2021, 21:11)

DENSIDAD DEL OBJETO (ZAPATOS)

by Ángela González Rodríguez -

Observa el objeto y recuerda cuántas historias han sucedido en torno al objeto, a través del objeto, con el objeto, para el objeto, por el objeto, observa cómo este objeto se relaciona con otros objetos. Escribe estas historias.

El objeto que escogí para este ejercicio son 2 zapatos, uno corresponde al zapato de mi hermana y el otro a mi zapato, llevan con nosotros entre 21 a 23 años … estos fueron uno de los primeros zapatos que nos compraron, solo tengo un zapato de cada par los otros no conozco el paradero … mi zapato, el del charol blanco fue el de mi bautismo, cuenta mi madre que me los obsequiaron mis padrinos de bautismo, este zapato hace recordarlos a ellos ya que les tengo mucho afecto además hicieron parte de mi infancia, me los regalaron a mis tres meses de nacida; de igual manera me hacen recordar cómo fue mi inicio, mis primeros pasos. Solo tenemos una o dos fotos de mi infancia porque mi madre hasta hora empezaba a construir el álbum de fotografías y no contaba con una cámara, a lo cual el objeto me hace devenir en mí historia…también este zapato se relaciona con el vestido que utilice ese día ya que también me lo regalaron.

 

El zapato de mi hermana que tiene estilo deportivo, fue su primer par de zapatos de cuando empezó a caminar, mi mamá los compro en ventaquemada un pueblo del departamento donde hemos vivido, los adquirió porque le gusto el color, el material y el diseño, el zapato no tiene cordón de ajustar se dañó y con el tiempo desapareció; también fueron los zapatos de ir al pueblo, del día domingo. Con el tiempo mi mamá pudo adquirir una cámara de royo, así ya podía tomar sus propias fotografías, por lo cual este zapato ya empezó aparecer en una captura, en un momento, en el álbum familiar.

 

Después de los múltiples lugares que estos zapatos vivieron … uno de estos espacios el techo de mi habitación donde estaban suspendidos junto a otros objetos que colecciono como conchas de caracoles, dejaron de permanecer porque un amigo me comento que mantener objetos colgados atraen espíritus y malas energías, entonces decidí moverlos de este lugar. Estos zapatos más que trazar un camino, nuestra vida misma son muy importante para nosotras, mi hermana y yo ya que consideramos que nos representan e identifican en muchos sentidos iniciando por el material del zapato, mi hermana estudia educación física recreación y deporte su vida se ha visto marcada por el deporte, su forma de vestir responde a este estilo; por el contrario en mi caso  (zapato charol) me gusta los zapatos de este material y mi forma de vestir es mas sobria se puede decir que un poco más formal.

Describe los desplazamientos topográficos que ha vivido el objeto, cuáles han sido sus trayectorias, sus movimientos en el espacio. Describe los espacios en los que ha estado, si ha sido guardado o expuesto.

-los desplazamientos topográficos inician en nuestro cuerpo

-luego paso al cuarto de guardar objetos, el sótano

- volvió al exterior al techo del patio de ropas

- (zapato de charol) estaban puestos en el primer peluche que me regalo mi papa junto a mi vestido de bautismo

- paso al techo de mi habitación donde estaban suspendidos

- fueron expuestos en un mueble del comedor, pero sentía que necesitaban la intimidad volvió a la habitación  

- finalmente los ubique en la repisa de mi cama


Considera los movimientos en el tiempo también, cómo ha transitado en el tiempo, quién lo ha tenido ¿Has sido siempre tú? ¿Ha sido heredado? ¿Alguien te lo regaló? ¿Quién lo ha tenido de alguna manera? ¿Quién lo tendrá o lo puede tener?

 

El tiempo …. Mi zapato inicialmente lo tuvieron mis padrinos, luego mi madre y finalmente yo. El Zapato de mi hermana los compro mamá luego lo tome yo; por consiguiente, los conservo como un objeto muy importante, un objeto porque los dos se integran son parte de un solo cuerpo. En este sentido creo que lo pueden heredar nuestros hijos o permanecer siempre juntos en la casa que vivimos infancia y adolescencia.

Mi objeto lo presento desde la postura de cartografía como la identificación individual, en este caso no es solo un trazado el mapa o un sentir; “es la reunión de subjetividades es la formación no-consciente de un texto abierto; es el andar y construir con los pasos dados”.




El tarot egipcio que me dio mi abuela.

by Kiyo Gutiérrez -


El tarot egipcio que me dio mi abuela.

Mi abuela Midori lee las cartas desde que tengo memoria. Desde que tengo memoria, mi abuela se pinta los ojos con una línea negra, sólida y firme. Esos ojos rasgados que comulgan con el horizonte. Su primer tarot fue un regalo y desde entonces, la ha acompañado en su vida. Sus manos, acostumbradas a las cartas, son largas, dedos llenos de anillos y uñas fuertes y onduladas como las águilas. Veo sus uñas en mis uñas. Sus ojos en los míos. Imagino ser ella. Acaricio el tarot, que lleva mucho tiempo guardado en el cajón. Atrapado en un sarcófago. Le hago una pregunta, me contesta la sacerdotisa.


Densidad del objeto

by Karen Molina -

Ese Furby lo tengo desde hace poco más de 20 años...
Aunque me he mudado un par de veces de ciudad, nunca lo he llevado conmigo. Es una de esas cosas que no cargo conmigo en los viajes o mudanzas, como los libros. Pero es algo que siempre guardo. Mantengo el objeto en su caja, ya vieja, desgastada y con mordidas del gato. Pero sigue ahí . A veces en el librero, otras en el escritorio. Nunca fijo.. se mueve a lo largo de la habitación. Unas veces algo más oculto que otras. Pero ahí.

furby

El Baùl: Herencia viajera

by Susana (Su) Varela -


Les saludos desde la infinita cuarentena de mis días.

El Baúl de mi tía abuela Hilda Varela Rivera.

Cuando visite por primera vez, su casa que estaba ubicada en La calle Carmen, de la comuna de Santiago centro, sentí muchas almas dentro, sentí una época que se reusaba a enfrentar la actualidad, había un cuarto sólo con un piano hermoso y paredes desteñidas, casa lúgubre con olor a humedad constante y polvo...todo era como una película de Tim Burton...hasta el mas mínimo detalle, esa vez me costaba resistir en ese espacio, que se mezclaba con al frio de la capital. En ese viaje me lleve un par de  cosas antiguas como tocados del año 1940, guantes, una bufanda de cola de zorro, collares, muchas postales de sus viajes por Argentina para ir a Europa. vestidos con telas únicas de la época, para mi era viajar constantemente, y a los 11 años una experiencia maravillosa.

Ahora se encontraba en el descenso de la vida sumergida en la vehemencia y los recuerdos...

Esa casa poseía tesoros de viajes realizados por la tía, ella nunca quiso tener hijxs, pero era profesora y bibliotecaria, sabia, inteligente , amorosa y decidida.

Luego por fin ella quiso casarse con la muerte para entrar a sus próximos planos.

El baúl lo herede luego de su fallecimiento, pues al vivir en el norte de Chile, no tuve muchas oportunidades de verla, sin embargo cuando me dijeron que ella me había heredado ese baúl a mi, percibí de inmediato un gran sentido de herencia en muchos aspectos.

De los viajes que le se...

Chile, Argentina, Europa ida y vuelta en barco...antes de ser heredado

Luego de ser heredado...

Santiago- Casa de Hilda.

Valparaíso- centro de mesa de mi cuarto

Iquique - mesa de centro de la sala, obras teatrales y actualmente mi cuarto transformado en un altar.

Quien sabe cuantas manos, cuantos momentos, cuantos climas y cuantas estaciones tiene esta reliquia que sigue haciendo historia...ya son mas de 100 años de existencia, y estoy segura que seguirá viajando ahora junto a mi...

ALTARMendozaBAUL2 

BAUL1










Aretes de las máscaras de teatro

by Bruno Rosales -

Elegí unos aretes dorados con las máscaras de teatro que mi madre me regaló hace no mucho tiempo.
El objeto es de oro, tiene las dos máscaras de teatro bien definidas pero de tamaño pequeño. Tiene una mariposa para que no se caiga y está guardado en un cesto de mimbre café donde se ubican mis demás aretes. Está agarrado a un seguro igualmente dorado, mismo que está adherido a un cartoncito verde. Este objeto es ubicable en medio de los demás aretes por el color del cartón. Me gustaría que fuese el par completo, pero uno de los dos aretes lo regalé a una persona con la cual ya no tengo contacto alguno y no me gustaría volver a establecerlo por ese arete. A cambio, recibí un arete sencillo, de bolita plateada, medio perlada, que está en una bolsa de plástico junto con otros aretes de la época que hace tiempo no me pongo. 

Este arete de máscaras de teatro (feliz y triste) lo tuvo mi madre desde sus veintes. Me parece que lo compró en un viaje a algún pueblo de México y, después de un tiempo, lo guardó en una caja con todos sus aretes que ella aprecia por tal o cual razón. Un día, ayudándole a acomodar los aretes en dicha caja, los vió y me los regaló: era su manera de felicitarme por estudiar teatro, me parece. Yo enseguida me puse solamente uno en el lóbulo de mi oreja izquierda. Duró ahí unos tres o cuatro meses, bien fijo y alegre. Un día, en una salida de noche con esta chica que ahora es propietaria del arete, decidimos cambiar nuestros aretes momentáneamente. Recuerdo bien que en esas épocas yo estaba practicando una suerte de filosofía donde compartir los objetos y permitir que llegasen a otros lugares más allá de mí era algo que me haría madurar. Así que lo hice. Me sentía bien dando mis cosas a personas que estimaba: haciendo "trueque". Por ello, este arete terminó por quedarse con ella. La relación dictó que dejáramos de coincidir, de manera que yo me quedé con la otra parte del par en mi cuarto. Esta otra parte la he usado muy poco por miedo a que se pierda o acabe en otro lugar. Puedo vivir feliz con solo uno de los dos aretes, pero quedarme sin ambos sí causaría una sensación de tristeza profunda, ya que es un regalo que aprecio mucho. Puse en este objeto una parte del amor de mi madre que no logro comprender de manera racional, y que tal vez perdure más de lo que su cuerpo y voz harán. Así que nada, por esa razón está casi siempre guardado, pero mi mente lo ubica a la perfección en medio de la cesta de mimbre donde se guardan los demás aretes. Es, ahora que lo pienso, un fantasma del amor de mi madre que se adelanta a lo inevitable y que, por alguna razón, parte de esa fantasmagoría quedó en manos de alguien a quien aprecié mucho en mi vida. Tal vez deba ponérmelo y hacerlo vivir más allá de su pasado: que no se quede atrapado en este bucle y encuentre su camino propio más allá de mí. ¿Quién sabe? 

Cristo de madera indefinido: Objeto y mapa de trayectorias

by Lourdes Morales Vargas -

Buen día a todas y todos:

Para este ejercicio definitivamente he recurrido a mi propia memoria como nodo articulador de mis propias sensaciones, emociones y recuerdos. Mi cuerpo se queda con un receptáculo, como mapa en el que y desde el que me sitúo para rememorar, experienciar y vivenciar de manera distinta lo que también hoy me constituye. 

A) Elige 1 objeto que conserves desde hace tiempo, entre mayor sea el tiempo que lleve contigo es mejor.

Mi objeto es un trozo de madera antiguo, una pedazo cuadrado de madera con un rostro de un Cristo perfectamente tallado, y un torso poco definido (ahora que lo observo, mas bien parece un pedazo de madera con más indefiniciones que definiciones), me lo regaló mi papá cuando tenía como 12 años, él (mi papá) es un coleccionista de antigüedades de todo tipo, sobre todo de objetos religiosos antiguos, no se como esta especie de Cristo llegó a él, lo que sí recuerdo es que lo tenía en el altar de la casa, un altar de imagenes religiosas que además de servir para decoración de un pasillo, servía como plataforma de protección al hogar. La casa, siempre fue como un museo, había objetos de todo tipo, en la sala, en los pasillos, en la biblioteca, en las recamaras, nosotros como hijos, estábamos acostumbrados a ver objetos extraños por todas partes y vivir entre un popurrí de estilos. Me recuerdo a los 12 años como una niña medrosa, ansiosa, cargada de muchísimos temores, las noches para mí eran eternas, recuerdo no poder dormir muy bien, ni poder estar tranquila, mi mamá preocupada se acostaba conmigo, platicaba de mis temores y me persignaba para que no tuviera miedo, mi papá por su parte, cada noche, nos leía a mis hermanos y después nos contaba historias, en una de esas tantas historias, recuerdo que mi papá nos regaló a cada uno de nosotros un objeto de su altarcito, a mi hermana le regaló un "Sagrado Corazón de Jesus" a mi hermana, a mí me regaló la especie de Cristo de madera y a mi hermanito le regaló un escapulario antiguo, nos contó de la magia de su protección nocturna, nos contó de su magia para dormir tranquilos y en paz.  


B) Observa el objeto y recuerda cuántas historias han sucedido en torno al objeto, a través del objeto, con el objeto, para el objeto, por el objeto, observa cómo este objeto se relaciona con otros objetos. Escribe estas historias.

A mis 12 años, el objeto, el objeto dejó de ser solo un objeto; la historia contada, la persona que me lo obsequió y mi necesidad de protección nocturnal, lo convirtieron una especie de amuleto-mágico que me ayudaba a conciliar el sueño, pasar los miedos y enfrentar el día a día, en realidad (ahora que recapitulo) creo que no le temía a las noches, o a la casa-museo o a la vida familiar, en realidad me daba temor ir a la escuela (fuí una niña buleada durante la primaria y la secundaria), claro que en esa época (los 90), el bullying y sus efectos no eran reconocidos como tal o sí lo eran, pues yo no lo sabía y no hable de lo que me pasaba en la escuela hasta entrados mis 15 años, cuando ya estaba en otra escuela y mi situación era distinta. La cuestión es que el "Cristo de madera" me ayudó a transitar esos años, más allá de ser solo un objeto que aferraba a mi pecho durante las noches, sus efectos "mágicos" lo hicieron mi el amigo que escuchaba mis lamentos, lo hicieron el adorno de mi cama durante las mañanas, después, con los años, el objeto que siempre me acompaño en la mesita de noche y que por el resto de los años, el "Cristo" que me acompañaría a todos los lugares en donde habité, siempre en algún lugar visible, siempre presente. 


C) Describe los desplazamientos  topográficos que ha vivido el objeto, cuáles han sido sus trayectorias, sus movimientos en el espacio. Describe los espacios en los que ha estado, si ha sido guardado o expuesto.

D) Considera los movimientos en el tiempo también, cómo ha transitado en el tiempo, quién lo ha tenido ¿Has sido siempre tú? ¿Ha sido heredado? ¿Alguien te lo regaló? ¿Quién lo ha tenido de alguna manera? ¿Quién lo tendrá o lo puede tener?

El objeto desde los 12 años, ha habitado conmigo. Llego a la casa de mi infancia, vivió en mi recamará hasta que nos mudamos a otra casa (la definitiva de mis padres), ahí,  el Cristo tomó su lugar en mi recamara, siempre en la mesita de noche al lado de mi cama, a los 17 años me fui a estudiar a otra ciudad, el Cristo viajaba conmigo en la maleta cada semana y volvíamos a la casa de mis padres cada fin, así  durante 5 años. En esa época, el objeto habito conmigo en cada departamento al que nos mudábamos mis hermanos y yo (creo que fueron como 4). A los 22 años, regresé a vivir a casa de mis papás y conmigo vinieron todas "mis cosas" el objeto también regresó a habitar la mesita de noche, al lado de la cama y ahí permaneció por 3 años, hasta que me mudé a mi propia casa y el Cristo vino conmigo, siempre en la recamara; sus atributos mágicos siempre estuvieron, con el paso de los años fueron resignificados, una y otra vez . Un buen día, cuando mi hijo mayor tenía 4 o 5 años, le conté la historia que mi papá me había contado y se lo regalé, desde entonces el objeto dejó de ser mío y comenzó a vivir otras historias, no se cuáles y hasta donde alcancen, porque ahora mi hijo (que tiene 14 años) lo tiene siempre al lado de su cama, en su mesita de noche, él no lo lleva a todas partes (como yo) pero siempre lo tiene como "algo" que carga como suyo en cada mudanza. 

No sé que destino le deparé al objeto, no sé si cuando mi hijo se vaya de casa lo llevará consigo o si lo dejará, lo que sí se es que, seguramente permanecerá en "casa" y cuando digo casa, me refiero más a la idea simbólica del espacio, casa-corazón, casa-familia, casa-hogar, pues el objeto, como bien dije al principio, no es el objeto en sí, es toda la carga simbólica de emociones, experiencias, vivencias e historias que carga consigo mismo. No sé de su historia antes de mí, antes de nosotros, no sé del artesano que lo hizo, o cuando lo hizo o porque lo hizo y lo dejo inconcluso, sí sé que antiguo y que por años, décadas estuvo arrumbado. 


E) Ahora elabora un mapa de las trayectorias, relatos y cambios de estado del objeto o de los objetos. Crea una manera de presentar este mapa, puedes usar los recursos creativos que desees, puedes hacerlo bidimensional o tridimensional. Puede ser digital o material, puedes incluir al propio objeto o no. Si tu interés es lo escénico, puedes trabajar desde el cuerpo y generar una pequeña pieza escénica, 
El objeto

Este es el objeto "Cristo de madera-indefinido"

Donde habita ahora el objeto

Donde habita el objeto hoy en día


La trayectoria del objeto


Una suerte de mapa de desplazamiento del objeto. Tres generaciones, comenzando con una foto de mi padre cuando niño, una foto mía en la adolescencia y una foto de mi hijo a los 4 años. Al centro, el Cristo de madera (objeto), detrás las flores, el colibrí y la mujer-lunar, la noche y el día...la rosa, el tiempo, la pluma, lo efímero. Detrás, la ventana donde se cuela el día, la luz...es el hogar. 

Objeto y Mapa de Trayectorias: Violín de Madera

by Diego González -


Objeto: violín de madera

Este objeto es un violín de madera con cuerdas de cable, elaborado por mi padre que complementa el disfraz de “grillito cantor”, realizado por mi madre, para la presentación del festival de la primavera del kínder al que yo asistía. Fue creado en el año 90 con materiales que había en casa. Recuerdo las risas y burlas de otros niños al ver mi violín, antes de la presentación en el patio de la escuela. A la par del malestar causado por las burlas, y tras observar la uniformidad de los violines de juguete de los otros niños (también hechos de madera); experimente una sensación de enojo y me confortó el poseer un objeto construido con cariño por mi padre.

 

El violín de madera ha permanecido en la misma casa que fue creado; pasó muchos años arrumbado en el sótano de la casa de mis padres, sin ser olvidado por completo. Su presencia se mantuvo como recuerdo, en el repertorio de narraciones compartidas que integran la memoria colectiva de mi familia. Aproximadamente hace diez años, intenté restaurarlo e intervenirlo y lo trasladé del sótano, a la sala de casa de mis padres; donde permanece junto a otros objetos de memoria colectiva familiar, aún sin ser modificado.


Mapa de Trayectorias

Objeto: violín de madera.

Año de elaboración: 1990.

Objetos relacionados: Serrucho, martillo, máquina de coser, reglas de costura, cuaderno para colorear del kínder, fotografías del álbum familiar.

Hallazgos: La narración familiar se ha centrado en la construcción del violín y dejado en segundo plano la confección del disfraz que realizó mi madre.


el desplazamiento de la manta

by Areli Veloz Contreras -

A)    Elige 1 objeto que conserves desde hace tiempo, entre mayor sea el tiempo que lleve contigo es mejor.
Una manta tejida a mano. Es la primera manta que hizo mi madre cuando era niña, fue su manera de aprender a bordar a mano. Tenía 11 años, vivía en un pueblo de tierra caliente Michoacán, sus padres (mis abuelos) eran campesinos por lo cual el saber tejer era parte no sólo de la decoración, sino de los estilos de vida en el campo. Ese tejido lo tuvo todo el tiempo, y me la regaló hace algunos años, ya que es algo que guarda con mucho cariño y me la dio como parte del recuerdo de familia

B) Observa el objeto y recuerda cuántas historias han sucedido en torno al objeto, a través del objeto, con el objeto, para el objeto, por el objeto, observa cómo este objeto se relaciona con otros objetos.
El objeto ha sido de mi madre, ella lo hizo y lo guardo para y con ella. Se casó muy joven, a los 18 años, y se fue a vivir a Hidalgo, donde conoció a mi padre, y se llevó consigo la manta. Siempre la tuvo guardada, sólo recuerdo en una ocasión que la puso sobre un buró color café, a lado de su cama, pero no duró mucho ahí, ya que la volvió a guardar. La manta estaba guardada en un cajón lleno de otras cosas, entre ellas fotos, collares, anillos, postales y cartas, me gustaba abrir ese cajón, era algo mágico, me hacía sentir en un cuento, ahí también mi madre guardaba en lazo de novia que uso cuando se casó, y yo lo sacaba como una reliquia, como una joya, jugaba y bailaba con ese lazó, y la manta, ahí seguía acompañando a todos esos objetos llenos de recuerdos para mi madre.

C) Describe los desplazamientos  topográficos que ha vivido el objeto, cuáles han sido sus trayectorias, sus movimientos en el espacio. Describe los espacios en los que ha estado, si ha sido guardado o expuesto.
El objeto se ha desplazado por varios lugares, y es quizá eso lo que le da mayor valor. Desde niña he migrado a varios lugares y hogares, en esos desplazamientos hemos perdido muchas cosas y obtenido otras, los objetos se volvieron efímeros, entre menos cosas tuviéramos era mejor, ya que sabíamos que en cualquier momento nos iríamos. Esa manta es la que tiene más tiempo en mi familia. Primero viajo de un pueblo a otro, dentro de Michoacán, luego se trasladó al estado de Hidalgo, estado donde mis padres vivieron en distintas ciudades y pueblos y, por ende, en distintas casas. Luego nos fuimos a Tijuana, yo ya había nacido, en Tijuana nos cambiamos de casa como unas 8 veces, luego regresamos a la ciudad de Pachuca y, de nuevo, nos fuimos a Tijuana. Después yo me fui a vivir a Mexicali, y esa manta ha viajado por esos lugares, nunca ha cruzado la frontera geopolítica, pero ha sobrevivido frente a un sinfín de objetos que se quedaron en esos caminos al andar. En todos esos lugares, la manta ha estado guardada, como una reliquia, cuando vivíamos en Tijuana, se metieron a robar a una de las casas donde vivíamos, mi madre tenía algunas joyas que había guardado de su madre, todo se lo robaron y solo quedó esa manta, creo que para quienes robaron no tenía ningún valor, pero desde ese momento para mi mamá adquirió mayor relevancia ya que era una de las cosa que quedaba de su niñez y de lo aprendido de su madre.
Para mí siempre ha sido una extrañeza conocer gente que ha vivido en la misma casa y/o en la misma ciudad toda su vida o, que tienen un hogar, ya sea de sus padre o abuelos, donde llegar. Hogares que guardan recuerdos, historias, caras, voces, presencias y ausencias. Yo no he tenido un lugar así, la casa actual de mis padres es en la cual han vivido más tiempo, pero no la siento mía, aunque siempre soy bien recibida. Esa manta, de alguna manera, representa esa continuidad en la historia familiar, un anclaje a la memoria, a las mujeres de mi familia, al ejemplo de mi madre, a lo que soy ahora y, a pesar que no aprendí a tejer, aunque mi madre hizo el intento de enseñarme, es el recuerdo no sólo de personas, sino de saberes que existen en objetos que le dan trascendencia. La manta sigue guardada en un cajón, y quizá ese es su destino, estar guardada, esperando a ser diluida en el tiempo o quizá, sin quererlo, para eso fue creada, para ser un ancla en una familia itinerante. Pero, sin duda, el objeto adquirió vida propia, por lo cual seguirá su propio camino.

  ibe estas historias.