ACTIVIDAD: ESCUCHA PROFUNDA Y SILENCIO.


La actividad que vamos a realizar se divide en 3 ejercicios de escucha profunda a partir de la obra 4:33 de John Cage.

Revisa en tus materiales el pdf que se llama Ejercicio sobre la obra de Cage. Ahí encontrarás las indicaciones para esta actividad.

COMPARTE UNA SÍNTESIS DE TODA TU EXPERIENCIA EN LAS 3 FASES DE ESTA ACTIVIDAD.



La obra imposible de tocar

by Georgina Gama -

la obra imposible de tocar

El escenario que escogí fue una pequeña montaña que se llama Cougar Mountain donde se crea una bóveda de arboles que permite que el sonido de todas las partes del bosque se escuche bien. Comparto la foto del primer ejercicio que fue en esta bóveda y otra del segundo escenario que fue un camino más pequeño donde pretendí grabar los sonidos del sotobosque. Ambas grabaciones están en un volumen muy bajito, si las quieren escuchar con audífonos es mejor.




Parte I

Después de los 2 min. empiezo a entender el ejercicio de Cage y a entrar en la escucha profunda, entiendo porque lo llama la obra imposible de tocar y sin tomar apuntes empiezo a escuchar tanto lo que sucede en el video y un poco después lo que sucede a mi alrededor. Este ejercicio me cambio para siempre y ahora soy un ente que atravesó el mundo de imágenes en el que vivía y amplio mi mundo a una escucha muy sutil.

Parte II

Bóveda de árboles: busco las aves, escucho ranas y el agua a lo lejos, entro en ese periodo necesario para adentrarse en la escucha profunda, sin tratar de verles escucho a un ave, una rana, un camión de la carretera lejana, comienza el seguimiento de la comunicación entre los pájaros y otras aves que sobrevuelan esporádicamente. Al final de la grabación la presencia de un ser humano se hace evidente.

 

 

Parte III

Aquí pretendí grabar los sonidos de la parte baja del bosque, se alcanza a escuchar el golpeteo muy sutil de algún roedor, el acontecimiento de una rama que cae sobre la grabadora, el agua a lo lejos, el sonido del sol calentando la superficie, el viento que se hace presente entre las hojas, otros sonidos sutiles que manifiestan la vida en el bosque y algún llamado de alerta de los pájaros. Mi actitud ansiosa de las ultimas semanas me obliga a volver para que no se me haga tarde con lo que termina el ejercicio.

 

 



John Cage: sonidos internos y externos

by Sam Fernández Garrido -

Descripción:

Había escuchado comentar el video previamente por lo que ya sabía que no tocaría el piano y que el interés eran las toses, las risas, etc.. Del público como formas de ¿interrupción?, de ¿diálogo? Con el silencio. Así que esa parte me ha resultado esperada. En mi caso, al cabo de unos minutos me ha empezado a picar la nariz y a molestarme el pelo en lo que serían mis propios gestos ante el silencio.

Hoy hace un día de viento y, erráticamente, de cuando en cuando, escuchaba el toldo de la terraza golpeando contra las rejas. Un sonido tosco que me causa incomodidad (pienso que molestará a lxs vecinxs porque no lo tengo bien amarrado). Mi propia escritura en la tablet tratando de registrar el toldo ha causado otro sonido, diría que opaco e intermitente, De repente, sonó el whatssap porque lo tengo descargado en el ordenador, un sonido gracioso que se me hacía despuntante y fuera de lugar. El sonido íntimo de mis gafas al recolocármelas, junto con el sonido de rascarme la piel o la nariz han desvelado mi cuerpo durante la escucha. Estaba ahí, hablando. 

Paisaje sonoro:

El sonido de mi voz, más aguda de lo normal, mientras caminaba hacia el centro con ella. La suya, más grave, denotaba mayor seguridad. La plaza de las mil mesas: me resulta desagradable la forma en que los cuchilleos forman una pieza que no acompaña la intimidad, que no favorece el encuentro. Los pasos suenan más ligeros ahora sobre el suelo de piedra granadina, un suelo histórico, conforme la conversación comienza a fluir. El barril sobre el que nos sentamos, el roce tosco en su madera. El cristal de las copas es un sonido sútil que se hace presente, en la suya los hielos despuntan. La cerveza tiene un fluir tranquilo. Su voz suena huidiza. Su voz se rearma, unos tonos más arriba. Comienza la caída vista desde mi lado. El sonido de mi respiración la acompaña, de susurro continuo a susurro desacompasado. La distancia sonora, que traté de acortar acercando mi taburete al suyo, se hace más grande ahora, ¿estás más lejos o hablas más bajo?

Contemplación:

Si los 4:33 min en postura de meditación fuesen una pieza musical el instrumento principal ue despunta sería ese famoso toldo que, sin aviso previo, golpea toscamente en la terraza. El sonido de fondo es el viento, que puede escucharse como un susurro de distinta intensidad según el momento. Sobre esta estructura se componen y entran otros sonidos de la partitura. Mi perro, que aprovecha para sentarse junto a mí en la alfombra, emana sonidos de la boca al relamerse que podría calificar como sonidos “orgánicos”. Su cuerpo también produce un sonido plástico al moverse contra el suelo. Su respiración puede oirse solo levemente. Los pájaros aparecen una o dos veces, lo sé por su canto fino y agradable. Del interior de mi cuerpo emana también otra parte de la partitura: algún hueso se recoloca en mis hombros con ese característico sonido hueco. Mi saliva produce al tragar un sonido acuoso similar al de mi perro. Mi respiración es un flujo leve. Del exterior provienen sonidos de actividades: ¿es el cierre de una tapa aquel sonido pesado cayendo? ¿Alguien usa una herramienta que suena punzante y aguda?

Me sorprende de este ejercicio lo que ha activado en mí la escritura. Lo fácil que fluían las palabras y pienso en el sonido como un espacio contenedor desde el que reconectarnos con ellas.

Escucha profunda y silencio

by Leticia Miranda Martín del Campo -

1. Silencio interrumpido por el ventilados de la lap, voz fuerte que presenta al artista, aplausos, silencio, sonidos de instrumentos a lo lejos, pasa un camión por la calle, golpe, click de activación de cronómetro, garraspeo del  público, alarma del cronómetro, cierre de la tapa del piano, ruido como si se acomodara algo, nuevamente el pitido de la alarma, una tos, silencio, alarma, voces, tos, se acomoda algo, ladridos, ventilador, una gallina cacareando, canto de aves, aplausos y voces de gusto por estar presenciando el acto.

2. Habitación cálida, se enciende el ventilador para refrescar, a lo lejos alguien me llama y se azota una puerta al mismo tiemo que suena la alarma del reloj, los perros corren a mi lado y se acuestan agitados, uno de ellos se levanta y gruñe muy molesto por un rudo desconocido, nuevamente se acuesta a mi lado hasta yacer dormido.

3. Me siento en una silla en el jardín, el día está soleado en comparación con una semana lluviosa, se pueden escuchar diversos trinos y algunas cigarras, también se percive el viento soplar en las alturas, a lo lejos se escucha una podadora de pasto y algunos perros ladrando. Con un poco más de atención se escucha un camión que circula en la carretera cerca de casa, tambien oigo las voces de los vecinos platicar y reir. 

Noto que es diferente la percepción de los sonidos con los ojos abierto o cerrados, cuando pongo más atención en el entorno descubro cantidades de animales que me rodean. También descubrí que hay sonidos que me sobresaltan más que otros y me causa desesperación aquellos que no puedo controlar.

ESCUCHA MEMORIA Y DESPLAZAMIENTOS

by Paz Plaza Hernández -

Comparto mis ejercicios y una síntesis de reflexión final

  1. sonido constante del pc. video corriendo que suma al pc. hormigueo constante. el lapiz escribiendo. roce de la mesa con mi mano. el desliz. mi respiración suave y profunda. la tos del publico. el sonido del cronómetro. clic. la tapa del piano. tragar. la tos del público. el lápiz. sonido del cronómetro. la tapa del piano. tragar. silla, murmullos abajo. movimiento brazo. respiración profunda. tragar. movimiento publico, golpe.. tapa piano. tos. clic. movimiento cuerpo. pc. cambio sonido video. respira. lápiz. hormigueo. respira. hueso. agua. mate. termo. movimiento lápiz. risas abajo. murmullo. pues. boca. clic. hoja. lente. aplauso.


  1. cierro la reja.camino y suenan las hojas secas de los árboles en el piso. viene detràs su perro que le acompaña, se adelanta y vuelve corriendo hacia ella. suenan el crepitar de las uñas en el pavimento. la bolsa rosa el cuerpo y pesa un poco el hombro de la bolsa llena. mete la mano y suena una bolsa, suena buscando algo en su interior. encuentra la botella de agua en su fondo. se detiene. la saca y destapa la botella, el líquido se vuelve hacia ella y el sonido del agua saliendo, entrando a su boca y el ritmo pausado del ir y venir vaciando la botella. bajar el brazo y con ello el agua. cerrar la botella ponerla en la bolsa. volver la mirada hacia adelante y volver al andar.


  1. Me sentía un poco ansiosa antes de partir, ya que me detuve de varias cosas que estuve haciendo durante la mañana. Me senté en mi escritorio y abrí la ventana, me acomode bien sentada y cerré los ojos. Me llegaba la brisa sobre el rostro y me empezaron a inundar los sonidos del exterior. Justo hace muy poco había pasado el metrotren y escuchaba la vibración de su paso como se iba alejando. en paralelo a la linea de este va una calle que es mas transitada. y sentía el vaivén del pasar de los autos y su perdida a la distancia como una especie de oleaje que iba a y venia, como movimientos que se tejían sonoramente. pájaros que rodean y habitan el patio y sus árboles cantaban y se responden entre si. algunos ladridos despertaban a distancia y entre perros se iban respondiendo el mensaje. sentía mi atención enfocada y llevada hacia  la distancia que me invitaba a viajar hacia afuera de la ventana, generando un mapa mental. se iba dibujando con el aparecer de los sonidos como líneas de memoria movimiento y color. A ratos se movía levemente mi pelo y sentía un poco el frio entrando directo a mi rostro. pensaba en el viaje que me invitaba proyectado desde la ventana hasta que sutilmente apareció la puerta detras de mi que probablemente se movió con el viento que entraba. apareció la cocina con un sonar de platos. los preparativos del almuerzo. volví a mi cuerpo para sentir. la concentración y los estados meditativos o de entrega siempre me han hecho sentir una pequeña vibración en los labios y mi piel alrededor. el frio en mis manos. la silla esta un poco chueca y percibo la postura que inclina levemente mi espalda. suena la alarma del tiempo y me asusto por lo abrupto de su aparición. respiro profundo muevo mis manos y pies y abro de vuelta los ojos suavemente. Ahora que escribo justo vuelven a visitar el pimiento que esta en mi ventana la bandada de tordos y mientras escribo estas lineas les veo volar en conjunto por la ventana. Me siento más tranquila y percibo el hambre. 

A MODO DE REFLEXIÓN O SINTESIS:

Como sintesis puedo comentar que el sonido no lo podemos concebir sin el cuerpo, el sonido por si solo no es posible, nos remite a una memoria y experiencia ya percibida por otros sentidos, podría decirse que nos ayuda a despertar una memoria. También en nuestro propio cuerpo se transfiere como vibración aparentemente imperceptible. Esa vibración nos permite el desplazamiento, despierta la imaginación, la aparición de formas, colores y emociones. El sonido viaja para ser percibido como un flujo, un viaje. Como todo esta siempre en constante cambio y transformación el silencio absoluto es algo imposible.




Escucha Profunda

by Daniela Berrios -

Primera escucha

Aplausos, Interferencia de audio constante que se mezcla con el ladrido de perros también constante, Cadenas, Golpe de madera, Una puerta se cierra,Tos, Sonido como de boca (saliva),Impresora,Madera crujiendo,Tos,Alguien sacude algo (una alfombra quizás),Sonido agudo que no logro describir,Aplausos,Voces

 

Segunda escucha  En mi taller oficina

Teclado de computador,Pajaritos,Autos,Sonido como de televisión lejana,Pajaritos,Utensilios de cocina,Llamada de celular,Silla crujiendo,Autos,Pajaritos,Pasos,Voz de niña,Zumbido de mosca,Puerta se cierra,Sonido de pajaritos y autos constante,Colgante de madera,Ollas

 

Tercera escucha

Me siento en el patio de mi casa en hora de almuerzo,Pajaritos,Viento,Maullido de gato,Autos,Pajaritos,Timbre,Ladrido de perro,Pajaritos,Viento,Voz de vendedor,Bocina,Mi hija,Avión,Alarma de auto,Autos,Mi respiración.

Escuchar es ver

by Gabriela Lemus -

Escucha profunda

 

Parte I

Una voz da la bienvenida, aplausos, hojear de partituras, se acomoda en la silla, inicia un timer, está arrancando un carro, sonido de cerrar tapa del piano, otro timer, pájaros, una puerta se cierra, una persona tose, pasa un carro, pájaros, un mueble rechina, alguien respira muy fuerte, alguien se mueve en su silla, un timer más, rechina el piano, alguien tose, sonido de cerrar la tapa del piano, alguien tose, un carro pasa, pájaros, suena un cuete, pájaros, un timer, se cierran partituras, cuete, se cierran las gafas, pájaros.

 

Parte II

Los pájaros revolotean en las ramas del cedro, alguien lava la ropa, se escucha el correr del agua entre la canción de una mujer, los golpes contra la tela en el lavadero, las voces de los niños que juegan llegan mezcladas con el viento, de pronto un silbido; un tronido estalla en el cielo, los pájaros no dejan de cantar.

 

Parte III

Es agradable, escucho atentamente, los sonidos llegan de muy lejos, es tarde y los carros hacen más ruido pero son muy pocos ya los que pasa, de pronto algún mueble rechina, el viento azota una puerta constantemente, los perros siguen ladrando, siento más livianas las piernas y las manos, creo que podría quedarme dormida, un trueno se pasea por las nubes pero no llega el estrepito esperado, alguien camina y aplasta la yerba, cruje, tengo mucho sueño respiro con más ruido, ahora me doy cuenta que antes no oía mi respiración, una sirena pasa por la carretera, se va perdiendo el sonido, los perros siguen ladrando, suena la alarma.

 

Síntesis

 

He realizado la actividad en diferentes horas del día, los sonidos del día y de la noche son muy diferentes tanto en intensidad como en las imágenes que evocan, me sentí más cómoda cerrando los ojos para oír solamente, ya que al ver y oír tenía menos concentración en los sonidos pues no podía evitar fijar la atención en el video, esperando qué sería lo próximo que haría el intérprete. Por el contrario, en la parte III estuve muy relajada e incluso sentí mucho sueño.


ESCUCHAR SIGILOSAMENTE

by Ángela González Rodríguez -

Parte 1:

Voz presentando pianista

Aplausos

Sentarse, acomodar silla

Abrir partitura

Abrir gafas

Cronometro sonido inicio

Música en el patio

Cierra la tapa del teclado del piano (el cilindro)

Respiración

Sonidos de shhhhh (hagan silencio)

Cronometro clic

Abre la tapa del teclado del piano (el cilindro)

Risas

Mensaje de WhatsApp

Tos

Música de fondo

Sonido de la tv

Respiraciones

Mensaje WhatsApp

Ladridos de los perros

Cronometro clic

Cierra la tapa del teclado del piano (el cilindro)

Abren puerta del baño

Tos

Risas

Cronometro clic

Risas

Música de fondo

Habla mi hermana

Película de fondo

Cronometro clic

Abre la tapa del teclado del piano (el cilindro)

Cierra partitura

Cierra gafas

Levanta silla

Aplausos

Bullicio gritos

Película -sonido de aviones

 

Parte 2: 10:47 am estudio donde realizo mis trabajos

Pájaros (gorrión)

Radio

Fuego de la estufa leña

Sonidos de la cocina mamá cocinando

Abre puerta del horno

Cierra la puerta del horno  

Fuego, calor

Radio

El lavaplatos, mamá lava unas papas

Abre cajón de la alacena, abre el paquete del arroz

Caen granos de arroz en una olla

Perros ladran

Dialogo entre mamá – hermana

Ollas en la cocina

Perros

Cocina pelar la mazorca (elote), cae corteza en la sesta basura

Dialogo entre mamá – hermana

Bullicio a las afueras de casa  

Pasos fuertes

Abre puerta del patio

Gorrión en el jardín

Gallos

Papá entra a casa dialoga con mamá  

Gallos

Gorrión jardín

 

Parte 3:

Me siento en una silla, con los ojos cerrados, al lado de mi jardín en el patio de casa a las 4:40 pm, una tarde soleada, rayos de sol tocan mi cuerpo, son intermitentes por las nubes que se atraviesan, a la vez el viento se introduce por mis oídos roza mis piernas; en mis pies esta mi perrita, mis dedos tocan su pelaje. A mi costado derecho escucho rumear un becerro muy cerca de donde estoy, a la vez trinan las mirlas y los pájaros copetones (gorrión) un canto constante; en este mismo costado, pero más lejos, casi imperceptible escucho los carros que van por la vía principal. A mi costado izquierdo el sonido de la radio que interrumpe un ambiente natural; al mismo tiempo se introducen en el entorno, moscas y abejas que pasan alrededor de mi cuerpo y se posan en mis petunias una de las flores más abundantes de mi jardín, siento pasos fuertes y rápidos que se acercan pero nunca llegan hasta donde estoy, el tejado del patio cruje , las mirlas y copetones me invaden con su canto nuevamente, todo termina cuando los perros empiezan a latir furiosamente porque se acerca alguien … abro mis ojos.

 Conclusión: en un primer momento estaba ansiosa de escuchar la melodía del piano, los 7 minutos estuve a la expectativa, la espera se convirtió en una mirada-escucha sigilosa de los sonidos que allí acontecían y también de las posturas del pianista, al escuchar el publico me imagine la escena. Posteriormente me encuentro en mi estudio con sonidos tranquilos y, otros que no me había percatado de su presencia, por otro lado, sonidos que me incomodan y no puedo controlar, y estos a la vez se yuxtaponen en una narrativa sonora. Finalmente, la tercera parte del ejercicio me gusto bastante me sentí más liberada, el crepúsculo, los pájaros me relajaron pude cerrar los ojos, dar tranquilidad a la cotidianidad sin pausa.


4´33´Ritmos naturales

by Xiomara Valdez -

Hola!!!!

1er. ejercicio. 
(sentada en la mesa de la cocina, con audifonos). Fue un gran ejercicio. enriqueció mucho la manera consciente de percibir los sonidos, se potenció cada sonido del video y del entorno, se conjugaron dos sentidos la mirada y el sonido, así como también el sonido de los que se producían fuera de la casa.

Músico se sienta

Sonido del cronómetro

Agua cayendo, voz de un comentarista, trastos, el sonido de la ropa de intérprete  silencio

la tapa del piano, cronómetro, tos, agua, tos (3 veces)

una escoba

la coche (a lo lejos, vocho), un vaso deslizado, un estropajo para lavar trastes deslizándose sobre una tapa, vaso con agua agitado

apagar reloj

 tapa del pieano, tos

movimiento de ropa,

toma el reloj, 

cierra la tapa, el sonido del cronómetro 

azotón de una puerta  

garganta, trastes

movilidad en la gente, trastes, el cierre de una ventana,

apaga cronómetro, tapa del piano, aplausos. 

2do. ejercicio

Es medio día, el cuerpo de una mujer, piel madura, caricias de una voz atravesando espacios, es un día cualquiera con un tono a blues, negros, curvas, formas que no tienen significados, solo en ojos que los ven, cada lugar, cada cosa tiene un microsonido de vida. 

3er ejercicio

4:33 Composición instantánea 

El sonido base fue un pájaro, sostuvo todo el tiempo su canto, aleatoriamente fueron apareciendo sonidos de perros, coches, camiones, Sonidosaves con sonidos diferentes, algunos como si silvarán. Hay una pendiente el subir de los coches cambia el sonido de los motores a diferencia de los coches que bajaban.  Casi al final del tiempo se unió el sonido de una mosca.






4:33 viaje en las 3 etapas

by Susana (Su) Varela -

Últimamente me llama la tensión, hablar del real silencio, pues después de percibir con todos los sentidos alerta, para predisponerse voluntariamente a las experiencias, solo podemos confiar en nuestros sentidos que en conjunto nos hacen reaccionar a la sinestesia que involucra al cuerpo en conexión con la escucha atenta que recibe la información.

Etapa 1:

(Sonoridades)

Locutor

Aplausos

sonido de la madera del piano

metrónomo

respiraciones

tos

sonido de hacer silencio shhh

metrónomo

sonido de rose

madera de piano

respiración

tos

tos

carraspeo

sonido de puerta metálica

respiración

metrónomo

sonido madera cerrando protección de teclas.

aplausos

voces

Etapa 2:

Entremedio del silencio y las sonoridades naturales, el horario con disposición al ejercicio fue aproximadamente a las 16.00 hrs.,Chile

(Sonoridades)

Maquinas retroexcavadoras

pájaros

Mar

TV en un cuarto cercano

persiana golpeando la ventana por la brisa 

se cerro una puerta en el pasillo del piso 4

la voz de mi hija se instala

Percibo la computadora procesado

bocina de vehículo.

Etapa 3 

Me encuentro en la sala de mi departamento, todo es muy sonoro aquí, a veces me perturban bastante los sonidos de una construcción cercana donde las maquinas producen esa especie de mantra incómodo, pues son varias horas al día.

El sonido de las aguas marinas, produce una especie de libertad, relajo, intensidad, ritual.

son las 17:04 y escucho toda esta  re-construcción natural que puedo realizar al estar atenta a todo lo que suena, o vuela hacia nuestros oídos.

Mi hija suele llegar a mi lado a preguntarme cuando termino de trabajar, estudiar y ensayar, yo solo pienso en no dejar caer mi concentración, aunque ya no peleo con los tiempos en que no podemos mas que ser fieles a los momentos de aquí y ahora...por fin termino de escuchar y somos libres, se levantan y azotan en furia las olas, el sonido es más profundo, pararon las maquinas, paro el trabajo del obrero...libres hasta las 8 am de siguiente día...








Entre el sonido de la naturaleza y el sonido de la ciudad.

by Areli Veloz Contreras -

PRIMERA PARTE

Primer movimiento: El sonido de fondo, leve, de interferencia, que está en todo momento. La primera parte, hay alguien que toce, puede ser una o dos personas, lo distingo dos veces. En mi exterior hay una paloma que gorgotea, este ruido también acompañó el sonido de interferencia. Un pájara se escucha a lo lejos, luego deja de cantar.

 Segundo movimiento. Sigue el sonido de la interferencia y el gorgoteo de la paloma. Tengo un cuaderno y una pluma en mi mano, empiezo a distinguir el sonido que, al arrastra la pluma sobre el papel se produce.

De nuevo se escucha el sonido de una garganta.

El sonido del pájaro entre en escena, pero ahora otro lo acompaña, como si fuera una conversación.

Hay voces a lo lejos, no distingo que dice, solo escucho el murmullo.

 Tercer movimiento:

Sigue el sonido de la interferencia y el gorgoteo de la paloma. El sonido de una garganta seca. Se escucha un sonido hueco, como del mobiliario, se va, de nuevo solo queda el sonido de la interferencia, regresa el sonido de la garganta seca, se va rápidamente, llega el sonido hueco del mobiliario, dura como un segundo. Los pájaros de nuevo cantan, platican, creo, luego se van.

 

SEGUNDA PARTE

Percibo, a lo lejos, un carro pasar, el motor se escucha levente, en el fono sigue la paloma gorgoteando. Los pájaros cantan, es como si estuvieran hablando, se intercambian los sonidos entre ellos, y se distingue que son dos, porque sus cantos son distintos y, además, están articulados. No dejan de cantar, lo hacen más fuerte y después, baja el sonido, la paloma gorgotea, se escucha un reloj de fondo, alguien murmulla.

Sigue el canto de los pájaros, es como la respiración, hay una pequeña pausa cuando cambian de tonalidad.

SE escucha uno de los pájaros haciendo un solo tipo de sonido y hay otro más que está cantando de manera más fuerte, de fondo el gorgoteo de la paloma.

 

TERCERA PARTE

Siento una paz y calma interior, hice el ejercicio debajo de mi árbol. Un árbol grande que atrae a los pájaros y palomas. Sin embargo también se encuentra cerca una calle, por lo cual pasan vehículos constantemente.

Percibía el sonido como una melodía que me hacía sentir en calma, el aire que corría lo llegué a sentir en mis brazos y conformaba también parte del sonido, este se hizo más fuerte casi al terminar el tiempo, pero fue como un cierre de la melodía donde el silencio –que era una melodía en sí misma- era cuerpo también. Cuando pasaban los carros me desconcentraba, pero después los deje ser parte de mi entorno, pero me hizo sentir incomoda el sonido, era como una interrupción abrupta frente a los cantos de los pájaros, su melodía se perdía frente al sonido fuerte del auto. Son como dos mundos musicales distintos y, en ese momento, incompatibles, o al menos no a mis oídos. Uno de los carros que pasó hizo que vibrará el piso, así que el sonido y la vibración en mi cuerpo desestabilizaron la calma que había sentido.

Después siguió la calma, los pájaros seguían cantando, las hojas de los árboles se escuchaban como si fueran una ola en el aire, se escucha el sonido de la caída de las hojas, como si fuera una entonación sumamente sutil, ante los cantos de los pájaros, pero que conforma parte de la melodía. Es como si la conexión de los sonidos del mundo natural tuvieran una comunicación con sus propias lógicas.

La experiencia me gusto aunque, como suelo meditar, a diferencia de otras ocasiones ahora me sentía algo ansiosa porque en el fondo sabía que ahora era para un ejercicio y aunque traté de quitarme eso de mi cabeza, que lo logré, pero no por mucho tiempo, eso impidió un poco que el ejercicio lo pudiera hacer libremente.


3 x 4'33" ¿como es el sonido del Sol?

by Vanessa Jesus -

hola compis,

Ahora no más he conseguido un tiempo para hacer el ejercicio como me gustaría. Aquí va mi experiencia.

Primera Parte

1: Aplauso del público

2: Sonido de mover hojas

3: Sonido de cierre de la tapa de las teclas del piano

4: Bip (alarma)

Perros ladrando

5: Bip (alarma)

6: cierre de la tapa piano

7: tose del publico

8: sonido de captación del aire (viento / respiración)- entorno

pajaritos cantando

mi lápiz bailando en la hoja, mientras escribo

mi pantalón sobre el suelo

9: bip (alarma)

10: abrir y cerrar tapa de las teclas del piano

11: batir algo con el dedo- (boligrafo/cigarro)

12: cerrar tapa de las teclas + Bip (alarma)

13: movimiento corporal de la platea

mi respiración

yo doblando la hoja

14: Bip (alarma)

15: cerrar la tapa de las teclas

16: mover hojas de papel

17: aplausos


Segunda Parte

El zumbido de un mosquito, pajaritos cantando, monos gritando, gotas de lluvia cayendo en las hojas y después cayendo al suelo, hojas cayendo de los arboles, un coco cayendo del alto de una palmera, ramas rompiéndose del alto de un árbol y cayendo al solo, un lagarto caminando entre hojas secas, el tejado se contrayendo con el Sol, un pájaro carpintero picando una palmera vieja, el baile de las hojas de las palmeras con el viento, un gallo cantando, el canto del Ben-te-veo, canto de las cigarras.


Tercera parte

Primeramente al cerrar los ojos vinieron las sensaciones corporales, el tacto, sentía el Sol en mi piel y la textura de la hamaca que estaba y eso hizo desear o imaginar escuchar eses sonidos, me quedé mucho tiempo en busca de los sonidos de mis sensaciones, imaginaba escuchar el sonido del Sol y el Sonido de mi piel.

Cuando ponía atención en mi respiración me puse a recordar de respirar, pues muchas veces al concentrarme en algo olvido de respirar.

Cuando intentaba poner atención en los sonidos ambientales, escuchaba en el lado izquierdo un zumbido interno. E con el lado derecho escuchaba los sonidos del ambiente que estaba.

Creo que cuando cierro los ojos voy mas para el sentido del tacto o para pensamiento, delirios e imaginaciones, para poner atención en los sonido necesito de mis ojos abierto observando el vació.

Antes /Durante/ Después

Antes me sentí dispuesta a concentrarme en la respiración y relajar con los sonidos.

Durante me quedé disfrutando de las sensaciones placenteras del cuerpo, y casi que luchando entre respirar, escuchar, sentir y buscar sonidos de lo que imaginaba.

Después me quede analizando como vivo los sentidos, como ellos ganan de mi y como no tengo control de ellos. Ahora pensando como seria o como es escuchar las sensaciones.

¿Como es el sonido del Sol? ¿El sonido de una caricia? El sonido del toque...

Tengan un hermoso dia

4:33 y sus matices.

by Diana Barragán -

Primer Parte:

Estoy en mi habitación en la noche, sólo yo estoy en casa, empieza el video:

Se escucha los aplausos, sonidos extraños, sonido de abrir partitura, toma los lentes, se los pone, cierra la tapa del piano, sonido de cronómetro, silencio, respiración del público, tos, sonido de cronómetro, abre tapa de piano, coloca cronómetro, silencio, levanta cronómetro, cierra puerta de piano, sonido de cronómetro, público tose, tos bajita dos veces, respiración de alguien del público, silencio, sonidos de que alguien del público se acomoda o se mueve, movimientos del público, sonido del cronómetro, abre la tapa del piano, coloca el cronómetro, tos del público, silencio, levanta cronómetro, cierra tapa del piano, sonido del cronómetro, tos del público, carraspera de alguien del público, sonidos extraños del público, sonido del cronómetro, abre la tapa del piano, coloca el cronómetro, cierra la partitura y aplausos.

Mientras tanto en mi entorno pude escuchar el ruido del motor de la refrigeradora que está en el primer piso, paso una camioneta frente a la casa freno fuerte y luego freno despacio lo que genero un sonido agudo, ladra el perro de alado se llama Cheo, lanzan la puerta de la casa del vecino, algunos sonidos difusos de muchas voces y finalmente algunos sonidos en el techo de mi casa.

Segunda Parte:

Piedras que se mueven por mis pasos acelerados, respiración forzosa al inhalar por las fosas nasales, el viento del verano que mueve todas las ramas de los árboles sean grandes o pequeños, zumbidos de los insectos que se posan de flor en flor, mis pasos que van ligeros para escuchar y detenerme a descansar y a recibir el sol, me acuesto con las palmas de las manos a tierra, deslizo por el verde pasto y el cantar de una ave hace que mis ojos se abran. El viento sigue jugando con silbidos que vienen y van, me rio, llego a la gran roca y la abrazo totalmente siento y escucho mi latido de mi corazón junto al frio de la roca, reposa mi ombligo que también late menos fuerte pero está presente.

Tercera Parte:

Ubicada en el parque del conjunto habitacional donde vivo, me senté en el espacio con césped cierro los ojos, escucho claramente las sonrisas y palabras de unos niños este sonido se va opacando por el constante sonido de una pelota de basket que botea una y otra vez, luego tira para encestar choca con el aro de metal y cae la pelota, de repente un sonido lejano de una ave que me lleva a respirar profundo y a tranquilizarme. Pasos de personas que caminan hacia un destino, cambia el ritmo al pasar cerca de mí y nuevamente aceleran, una señora paso conversando con su celular con una voz muy alta. La música del carro que reparte el gas se escucha en el vecindario de la montaña de enfrente, es lejano pero reconozco inmediatamente esa melodía, los perro aúllan al escuchar esa misma melodía, dejo de sonar el rebotar de la pelota de basket, me alegra que ese sonido ya no este, me sonrió, respiro y luego otra vez el rebote de la aquella pelota.

Síntesis de las tres fases:

Sentarse a escuchar en estos tiempos a mí me cambio el ritmo habitual de mi estar, es similar a realizar yoga o meditación, estar presente en esos 4,33 minutos fue un tiempo mucho más largo que esos minutos, pero fue significativo porque a vivo un sentido desde una escucha profunda y minuciosa. Darle una preponderancia a un sentido hace que se cambie todo el estar en ese tiempo y espacio. Al cerrar los ojos en la tercera parte pude ver imágenes de montañas, de lagunas o de alguna caminata, además vi un color entre azulado y violeta fue fugaz. Me dio tranquilidad, lo volvería a repetir.


Escucha Activa

by pachi warmi -


   hola a todeeees!!! les deseo un muy lindo fin de semana.

  ahora les compartiré mis experiencias del ejercicio de la semana:

Parte 1

Esta primera parte la realicé en una pieza en el patio de la casa que vivo. es un espacio que organicé como taller para crear mis artesanias y de estudio.

mi hijo como la mayoría de hijes está estudiando en casa, clases onlines. Entonces ayer mi hijo mientras se trataba de concentrar en sus estudios, yo me dediqué en 4´33" escuchar el video y el entorno. 

les muestro:

diálogo de sonidos

Parte 2 

La alarma suena, la escucho entrar en mi sueño

Interrumpe una conversación importante con mi inconsciente

Me dice que debo volver, la escucho en la dimensión de “los vivos”, de la gente de carne y hueso

Mi mente me dice: “debes cumplir, vuelve, al mundo de lxs despiertxs” de lxs despiertxs?

Mi cuerpa de a poco comienza a descubrir que ya no están cerca de mí esas voces de los sueños, se desvanecen paulatinamente, se alejan

Y aparece la alarma sonando y sonando, avisando que debo activarme en el aquí y el ahora, en la magia combinada de materialidad

Aun con los ojos cerrados escucho acompañando a la alarma, mi respiración, mis quejidos y resistencias somnolientas de querer seguir adormecida.  Adormecida??

  Los perros ladrando, los árboles meciéndose porque el viento está resoplando activo, lleno de energía y con la melodía de los pajaritos comunicándose entre ellxs

Los motores de los buses del estacionamiento frente a mi casa vibrando, dispuestos a otro día de jornada.

un día más… más

el escenario ahora es otro... Apagar esa alarma, Levantarme y ser parte de ese discurso polifónico de quehaceres infinitos.


Parte 3 

Esta vez el ejercicio lo hice de noche en la alfombra de la sala principal de la casa. Seguí las indicaciones del profesor posándome con disposición a la escucha desde mi respiración y la liberación de mis resistencias y ritmo del hacer anterior.

Me entrego a la realización de los ejercicios de escucha activa, la identificación de lo que me rodea me llama la atención, puesto que está lloviendoooo!!! Y eso es algo que me alivia, ya que vivo en un territorio que está pasando por condiciones de sequía hace varios años. Esta es la primera lluvia del año y justamente ahora sincronizó con la realización de esta escucha, puedo hoy contemplarla y agradecerle que está aquí con sus gotas de esperanzas.

 

Antes del ejercicio de escucha estaba en el patio de mi casa colgando en un fierro unas ramas de matico que recolecté hace unos días para que las limpiara la lluvia, alguien dejó un árbol de matico cortado tirado en la calle, lo encontré y lo llevé para la casa.

La lluvia mojó mi ropa, así que antes de comenzar con el ejercicio me tuve que cambiar la ropa y abrigar. Imprimí unos documentos y me dispuse a realizar el ejercicio

Preparo mi temporizador para que luego de 4´33´´ tocara la alarma que daba término a la posición de escucha activa.

Me siento en la alfombra de la sala y comienzo a escuchar en completa calma. Desde mi respiración (cuerpa- territoria) hacia los sonidos de mi entorno (otres cuerpas territories)

Me encanto con la lluvia, esta me ayuda a poder calmar, conectarme con los sonidos. Escucho un vehículo en movimiento entrando al terreno de los vecinos que tengo a un costado de la casa, escucho su motor, la vibración de la maquinaria, el sonido de las pastillas de freno y se detiene, en un momento suena mi impresora que tenia al lado mío, luego percibo el silbido de un hombre del estacionamiento de mis vecinos, este silbido llama mucho mi atención, se incorpora al sonido de la naturaleza, la lluvia, el viento, los árboles, ya que el silbido era como de un pájaro, de hecho al principio pensé que era un pájaro, pero un pájaro muy extraño, no lo había escuchado antes, menos a esa hora de la noche, cuando de repente ese silbido se transforma en la voz de un hombre dirigiéndose a otro hombre. Me llamó mucho la atención que muchas veces escuchamos lo que queremos escuchar, se presenta la idealización de lo que queremos escuchar, hasta que la realidad figurada nos hace volver de los dibujos.

Sonó la alarma que da paso al término del ejercicio. En la misma posición comienzo a abrir los ojos lentamente, la lluvia ya no se escucha tan fuerte como antes, sigo con la sintonía musical de mi entorno, retornando de a poco al análisis de lo que acabo de escuchar y llamando a la memoria auditiva a recordar lo que acabo de hacer para ponerme a escribir.

Al momento de ponerme a redactar una parte de mí seguía pendiente en los sonidos de mi entorno, me da risa porque termina de escucharse la lluvia e instantáneamente mi vecino del otro lado de la casa enciende su reproductor de música con volumen muy fuerte invadiendo y sobresaliendo en el espacio. Me levanto para ir al baño.


muchas graciaaaas!

saludos.




¿el calor tiene sonido?

by Kiyo Gutiérrez -

El primer ejercicio lo realicé en mi estudio en donde hay ventanales y un gran árbol afuera. Presté mayor atención a los sonidos que me acompañan en ese espacio. Me dejé llevar por cada uno de ellos, pájaros, viento, la forma en que cada sonido tiene su propia intensidad y cualidad. La direccionalidad de éstos, sonidos que proviene de más abajo, como el crujir del suelo, los pasos de un caminante afuera, y otros que provenían de arriba, como las turbinas de un avión, otros muy cercanos, la punta de mi lápiz escribiendo. Cage nos enfrenta al sonido, algo que siempre ha estado ahí, pero que quizás la mayoría pasamos un tanto por alto. El poder del sonido, pero también el poder del silencio, o incluso el cuestionamiento de la existencia del mismo.

El paisaje hipotético me gustó mucho por su dificultad y por el reto a imaginar sonidos que en realidad no están ahí. Me hizo reflexionar tanto en las cualidades de los sonidos, como en las palabras que los describen. Además imaginé los movimientos que creaban estos sonidos imaginarios como el sonido de "la cortina que se tambalea", una especie de corporización y materialización del sonido imaginaria. Surgieron preguntas peculiares como ¿el calor tiene sonido? Me pareció interesantísima esta práctica. La ciencia ficción del sonido ;)

Durante el último ejercicio, en un punto, todos los sonidos se fueron unificando, creando una sola melodía. Como si cada capa de sonido embonara perfectamente en la capa de otro sonido distinto. ¿será eso el paisaje sonoro?

4:33

by Francis Torena Anadón -

PARTE 1

               Acomodo de papeles

Voz de presentador

Aplausos vigorosos

Amplificación

Acolchonado acomodo

                El desliz de mis manos en el papel

Sonido metálico

Amplificación

                Batería de computadora

Crujir de madera

Metrónomo

                Motores - Bocina

Respiraciones

                Goteo de la canilla

Tos fuerte

“Sh” suave

                Girar de la lapicera en mano

Amplificación

Metrónomo

Crujir de madera

Metrónomo

Tos

Nariz

Tos

                Juego de gatos con bola de papel

Amplificación

Tos lejos

                Frenar y encender motores

                Sorbo de té

                Apoyar taza

                Tragar

Zumbido

                Dar vuelta la hoja

                Acomodar papeles

                Mensaje en bandeja de entrada

Nariz

Metrónomo

Crujir madera

Tos

                Abrir de una puerta

                Golpe  

                Llaves

Crujir madera

Metrónomo

Tos

Nariz

                Cuero contra madera

Tos

                Un gato rasca el sillón

                Sorbo de té       

                Dejar la taza

                Tragar

Respiración

Amplificación

Metrónomo

Crujir de madera

Algo metálico

Aplausos

UOU!

Voces

Más aplausos, más gritos

                Bocina rítmica.

 

PARTE 2

-Dos intentos, un yesquero

      El viento arrastra una multitud de hojas secas

-El temblor de la llama frágil.

      Miles de pasos afirman silencioso el grito

-Pitar profundo el sinuoso quemar del papel.

      Dejar caer la lágrima al pavimento, imperceptible.

-Sutil el humo que sobra, se escapa

     Tu mano y su mano se entrelazan.

-Se va agotando tu risa leve de esperanza,

      Y el flash del tiempo te atraviesa y acalambra.

-Te arreglas el pelo ceniza y seda.

      Quiere abrazarte una melodía,

      tu breve voz se quiebra en ella.

                                                                                                   ((Ejercicio en dos intentos, entrecruzados))

PARTE 3

Columna vertical y el peso sobre los isquiones. Descansan los brazos sobre mis piernas en posición de indio. Algún acomodo mediante y el tronar de alguna vértebra. Respiro profundo y caen pesados los párpados. Trago saliva, entreabro la boca, dejo pesar la mandíbula, cae la lengua. Me persiguen pensamientos del deber, afuera la ciudad, adentro la animalidad. Respiro profundo, tengo los pies fríos, el resto parece vibrar. 4.33, apenas desciende el ritmo cardíaco, necesito permanecer, aunque sea brevemente y de ojos abiertos. 

4:33

by Diego González -

Parte1

Sonidos ambientales del video

El abrir y cerrar de la tapa de madera del piano.

Las respiraciones en el recinto.

El rechinar y crujir de madera.

La nariz de alguien inhalando mucho aire.   

Estática del equipo de grabación.

Gargantas al pasar saliva.

La alarma del cronómetro.

Tosidos.

Aplausos.  

 

Sonidos de fondo en el espacio donde me encuentro

Paso de los aviones.

El tránsito de los autos a lo lejos.

Pasos en el piso de arriba.

El motor de los autos que se aproximan.

El movimiento del adoquín, al momento que un auto pasa.

Voces a lo lejos.

Ecos.

El abrir y cerrar de la puerta de un auto.

El motor de un auto que arranca.

Una aspiradora a lo lejos.

Una motocicleta.

 

Los movimientos de los espectadores, justo antes de comenzar la pieza, producen una serie de rechinidos de asientos, crujir de madera, fricciones del cuerpo con la tela que los viste, respiraciones profundas; que acompañan una disposición “formal” y convencional, para presenciar el recital. Son los últimos ajustes en la postura del espectador antes de comenzar. La tensión entre el sonido y el silencio, se extiende a lo largo de la pieza. Acciones como el cierre y apertura de la tapa del piano, así como la alarma, al activar el cronómetro, profundizan la tensión y generan expectativa de lo que vendrá a continuación en la pieza. Los sonidos guturales, respiración, tosidos, aparecen a lo largo de los cuatro movimientos.

 

La estática de los equipos electrónicos del video, es un fondo constante que se mezcla con los sonidos del lugar en el que me encuentro. El motor de los autos que pasan a distintas distancias, se funde con el sonido de la estática de los equipos electrónicos del video y generan una atmósfera intermitente. Un enjambre de máquinas funcionando, mientras los autos se aproximan y alejan de la ejecución de la pieza. Los pasos en el piso de arriba se cuelan e integran sutilmente a los movimientos de los espectadores en el foro. El sonido de los pasos es hueco, como sí intentasen atravesar las capas de los materiales. No son constantes, son parte de una trayectoria, un caminar que emerge y no se repite más. Unas voces aparecen en el ambiente, el diálogo no es claro, solo logró percibir los contornos de las palabras, apiladas unas sobre otras.     

 

Parte 2 

Un proyectil transparente impacta en la mesa. Ese pesado golpe es seguido por una estampida de diminutos pasos. La lluvia ha llegado. Un trazo largo que termina en estallido, confirma la potencia de la tormenta. La alarma de un auto se activa y su chirrido queda envuelto por el eco que acompaña las gotas. Otro auto frena en seco.

 

Parte 3

Me senté en el jardín. Al cerrar los ojos, mi atención fue captada por un crujir continuo. Un sonido me condujo a otro y a otro, hasta quedar inmerso en el universo de mi entorno inmediato; compuesto por una multiplicidad de capas en movimiento constante. La realidad se hizo presente con sonidos fugaces e inesperados que integraron y transformaron, la composición del entorno en todo momento. El cambio y la sorpresa, fueron una constante. Noté que algunos sonidos, pueden descomponerse en varios fragmentos, de principio a fin. Otros, aparecen y desaparecen, antes de poder notar las variaciones que los integran. Seguí el contorno de un trueno que se repetía como el eco de muchos truenos; mientras chocaban las hojas con el viento. El cruce de los sonidos se extendió, mientras incrementaba la atención en mi entorno. Unos sutiles, otros abruptos; efímeros o continuos; familiares o desconocidos. Percibí la cercanía o lejanía de las fuentes sonoras en mis oídos. El contorno del cantó de un ave que escuché a lo lejos, contrastó con el sutil movimiento de un arbusto que estalló muy cerca de mi oído. Tras sonar la alarma y concluir el ejercicio, noté que mi percepción se había extendido. Al abrir los ojos la presencia del sonido continuó envolviendo mi entorno.  

 

Síntesis  

La experiencia de la escucha en las 3 fases del ejercicio, me forzó a explora mi entono para percibir la multiplicidad de sucesos sonoros que lo componen. 4:33 activa los sentidos e irrumpe en la disposición y ejecución habitual de una obra. Genera tensiones entre sonido y silencio que nos conducen a nuestra propia escucha. El silencio de nuestro entorno pierde su solemnidad al presenciar una obra, mientras la percepción se expande para descubrir los sonidos que acontecen.

 

Escribir un paisaje hipotético me costó trabajo. Descoloca el contendedor habitual de los sentidos. La descripción del sonido abre muchas interrogantes sobre las propiedades de lo que escuchamos. Sentir el sonido y traducirlo a palabras en 4:33 minutos, conecta la imaginación, la escucha y la memoria. Escribí el paisaje en un papel. Realicé el ejercicio un par de veces seguidas, sin buscar exactitud ni coherencia narrativa. Cada intento por describir un sonido, interpeló los filtros que empleo para conectar la percepción y los sentidos con las ideas y las palabras.

 

La tercera parte del ejercicio la realicé al aire libre. En varias ocasiones, sentado en el mismo lugar, escuche durante 4:33 min, los sonidos antes de escribir mi experiencia. Escuchar durante 4:33 min con los ojos cerrados, permite percibir y sentir, la totalidad sonora de nuestro entorno inmediato. Cada escucha es un descubrimiento y una composición que integra un flujo de instantes. Observar los sonidos, transforma las formas concretas en efímeras abstracciones encadenadas entre sí.          

 

 

 


Escucha

by Silvana Rosan -

I

Mi escritorio. Ventana cerrada. Domingo entre las 10 y las 11 am. Lima. Miraflores

Lista

II

Cada vez que pasa un auto es un viento fuerte

 

Pasa 

Un auto a lo lejos pasa

una alarma

un estornudo

pasa un auto

una puerta se cierra

pasa otro auto

alguien pasa hablando

un niño dice mama dos veces

pasa otro auto

alguien habla

pasa un auto

un ave canta

un niño habla

el rugido de una moto

algo se cae

la bocina de un auto

un rugido de moto

una alarma suena interminente

una puerta se cierra rápido

alguien habla 

otro le contesta

pasa un auto

otros pajaritos cantan

pasa otro auto

un niño habla

una bocina suena

alguien habla

más pajaritos cantan

un auto pasa

un pajarito canta

alguien habla

un auto pasa


III

Balcón. Mismo lugar. Hora: 7 pm. 

El sonido de los autos. Suenan autos en mi oreja derecha. Pasan a la izquierda. Pienso que es temblor. Es el gato que mueve la mesa. Me asusto. Despierto y pienso que es un temblor. Intento reconectar. Alguien pasa en patines. Algunas voces conversan. Los gatos rascan un cartón. Otra vez pasan autos. Otra vez un mini temblor. Hay mucha bulla. Una alarma. Creí que por ser domingo, de tarde noche y dadas las condiciones de la pandemia iba a escuchar menos. Sin embargo, confirmo ahora que en las ciudades, todo el tiempo estamos llenos de sonidos, voces, transeúntes, conviven con nosotros. Aunque no los conozcamos compartimos tiempo y espacio. La escucha es es ver hacia afuera. Estar atenta. Susceptible. Sumergirte en el presente y en el entorno, en los otros. Lo que oímos aún cuando no lo veamos también nos afecta, nos distrae, nos asusta.  Y la repetición de sonidos es lo que nos sumerge en un lugar. Ahora, en el paisaje sonoro de esta zona de Lima. Un fragmento de ciudad.

¿Qué fue primero el silencio o el ruido?

by Celeste Juárez -

Primera Escucha: Recuerdo  haber escuchado el sonido producido por la hoja de papel, en el fondo se escuchaban murmullos y una persona tosiendo. Mientras se escuchaba el ruido de los carros que pasan enfrente de la casa, una ambulancia, mi celular vibro como tres o cuatro veces. Hubo un momento en que solamente se escuchaba mi respiración, el crujir del piano y el roce producido por el lapicero sobre la hoja de papel donde hacia mis apuntes. Se escucho algunas sillas moviéndose, risas tímidas y el sonido del silencio prevaleció. 

Segunda escucha: Estoy dando vueltas sin parar en un lugar donde hay demasiados espejos, mis pies rechinan en el piso de mármol, hay mucha luz y mucho viento ( el viento habla, casi como aullidos fantasmagóricos) . Afuera logro escuchar el cantar de los pájaros y el sonido producido por el oleaje del mar, ha de ser el pacifico con su arena negra y su bravura intensa por la Marea alta. Respiro y mi corazón late, salgo descalza y hay silencio solamente mi respiración, el mar y mis latidos se conectan. Al horizonte veo cómo el sol se esconde y sale la luna, se escucha ruido de lluvia, ruido de relámpagos y de repente cae un trueno, de esos enviados por Zeus de esos que demuestran la omnipresencia de Poseidón. Me refugio y no hago nada más que ver y escuchar, tratar de diferenciar el sonido del mar, el sonido de la lluvia, el sonido de los rayos y mi respiración. 

Tercera Escucha: Con el temporizador en cuenta regresiva desde los 4´33, solamente respirando y con los ojos cerrados, logre sentir como poco a poco mis oídos iban despertando cada vez más; fueron detectando los sonidos mas pequeños, desde el sonido del motor de los carros al pasar sobre la avenida Burbank que esta enfrente del apartamento hasta el ruido de la tubería (un pequeño crujido), el ventilador fue cada vez mas fuerte, tomo vida, cobro presencia. La voz que transmitía una pelea de MMA en el televisor se volvió de baja relevancia, se fue ajustando a cada ruido y cada uno se produjo con diferente secuencia, diferente armonía y sin embargo, se respetaron. 


La obra de Cage sobre el silencio 4´33

Es una manera de hacernos recordar que el silencio lo es todo, siempre esta, no lo vemos pero existe entre nosotros, es parte de nosotros. El ruido fluye y es cambiante, cuando nosotros alteramos al ruido dandole algún significado o armonía este se vuelve un sonido, ya trabajado o alterado para nuestro bienestar. Pero el ruido es lo mínimo en esta partícula invisible y su composición es violenta, porque rompe con la tranquilidad más apacible de la vida, el silencio. La ausencia del ruido nos puede perturbar, causar nauseas, mareos, sueño, incomodidad. ¿Será que le tememos al silencio y a su naturaleza invisible? ¿ Será que su presencia en la nada, es lo que nos incomoda? ¿ será que nuestro egocentrismo nos hace violentar el silencio debido que este estuvo, esta y estará sin necesitar del humano? ¿ Con qué necesidad necesitamos transformar el ruido en sonido? ¿Estamos conscientes de lo que el silencio causa en nosotros como individuos y cómo un grupo social en constante evolución? ¿Qué fue primero el silencio o el ruido?, Realmente este trabajo de Cage me puso en qué pensar. 


'silencio'

by Claudia Campos -

Primera parte

Cañete (Provincia de Lima) 11:41 p.m.

Empieza a acercarse el motor de un auto, la voz presenta a Cage, el auto más cerca, aplausos. Abre el piano, pitido. El auto se aleja. Suena el pitido, suena una tos, un agudo ladrido no muy cerca, una conversación mientras caminan fuera, un ladrido distinto en respuesta. Una voz balbucea en alguna parte y distancia de mi lado izquierdo. Pasa una máquina, quizás grande, y siento el vibrar de un carro. Pasa el carro muy cerca, se va, lo siento irse, ya se alejó. Otro perro ladra, más pequeño, no es muy fuerte. Otro ladrido de lejos, mi lapicero escribiendo. Bastantes ladridos se unen. Cruje el abrir del piano. Un carro, se acerca, está pasando. Cruje el piano. Pitido. Arranca un carro, se va. Tos. La vibración de un carro. Pitido, una moto trastabilla, frena fuerte. Un televisor en alguna habitación. Un pitido mental mío. Cage traga saliva. Pitido. Una moto pasa, se fue. Suenan las hojas, las gafas cerrándose, aplausos y gritos del público, ¿un grillo? ¿un pájaro?, la alarma de una ambulancia, se va disolviendo, desesperada. 

Segunda parte

El arranque de un auto se acerca, punto álgido, y desaparece gradual y rápidamente, pero nos deja un eco en forma de zumbido El viento suena en su velocidad, la arena feroz que se queda atrás despide su propio sonido, su inercia habla. El sonido me hace sentir más frío, saber que estoy viajando entre la neblina, en la carretera. A 1 hora de camino comienza a calentar el sol, solo un poco, pero torna cálido el sonido, como si lo volviera más digerible y amigable. En la velocidad de la carretera, se mantiene vigente el menjunje del motor, el aire que pareciera volverse un túnel para silbar a nuestro paso dentro de él, nuestra ropa que cuelga, revoloteando con el viento y sonando la fricción de las telas. Si un auto nos adelanta, llega un sonido alto y rápido, va bajando su volumen, como una marea que amenaza en levantar olas, pero las recoge antes de formarse. La constante es el mismo sonido de la velocidad, la máquina, pero se integra a los sonidos que emite el paisaje de la carretera y los autos. Es arena, desierto, y son breves fotogramas que suenan por milésima de segundo, se van juntando en serie durante el camino, acompañando y hablando de dónde estamos. Hay camiones que nos rodean con su sonido por momentos, sonidos altos y más rugientes. El silencio es ese zumbido del motor, siempre cerca. El espacio de fondo donde se integran el ruido de la ropa y el respiro dentro del casco. El silencio en ese momento es esa constante que nos satura, baja y sube, pero siempre está.

Tercera parte

Lima (Capital) 11:44 p.m.

Tomé unas bocanadas de aire antes de empezar. Tenía ruido mental en la cabeza en forma de música que se repetía sin querer. Respiré un poco antes de empezar la cuenta para poder acallar por dentro. Empiezo.

El ruido me fue absorbiendo. Me es magnífico cómo mi cuerpo se va situando en el espacio construido mediante cada ruido. Su singularidad es importante, cada forma, cada vacío. Su ser genuinamente armónico durante todo el trayecto. Encontré una constante, el motor de alguna máquina lejana que sonaba a aire y funcionamiento. No intenté descifrarla, de todas formas fue protagónica, pero a modo de un bajo: marcó mi suelo para un despegue. Me encontraba con la espalda recta, los brazos apoyados en la silla y las manos en la posición que querían. Sentí que la gravedad de mis brazos, sobre todo, se dispersaba y de pronto era muy ligera, como el sonido de fondo. Me integré a todo ello. Sentí que podía observar con mi escucha y mis oídos. Situaban mi imaginación para trazar los sonidos y recibirlos enteramente. Por unos momentos mi mente pensó mucho en modo audiovisual, si escuchaba un niño llorar, un perro ladrar, una silla moverse, pensaba en que los vecinos tomaban lonche. Pero luego de esa resistencia que gradualmente dejaba mientras más ligera me sentía, ya me encontraba con la noche, afuera, envuelta en el silencio interno que otorga espacio, el sonido protagónico de la máquina muy presente al fondo, sonidos repetitivos y breves que iban y venían siempre desde un punto distinto. Pisadas más abajo, las resonancias permitían mantener un entorno sonoro y saber que no todo estaba en un mismo sitio aglomerado, ni que era una unidad imposible de desmembrar. Todo gritaba vida, diario citadino. Las máquinas protagónicas por estos lares.

Regresé a la vista lentamente, fui perdiendo ligereza en los brazos, pero me sentí aún más despierta y atenta al entorno. Entender el origen sin buscar descifrarlo, entender que hay sonidos que no suenan de forma directa, sino que entran por otras partes del cuerpo. Cierro la ventana.  


Sonidos imaginados y creados (fase 2)

by Malinali Mosqueira -

Pensé que escribir durante 4:33 minutos una descripción de un entorno o paisaje sonoro hipotético iba a ser un poco difícil, que 4 minutos y 33 segundos me iban a quedar grandes, pero

al realizar este ejercicio de imaginación y creación sonora se me muy rápido el tiempo y me quedé con ganas de seguir recorriendo el paisaje sonoro que iba imaginando.

 


Sonido microscópico de pisar el pasto

Caminar sobre el pasto, crujir de hojas frescas

Lluvia

El sonido de la lluvia se va integrando hasta cambiar en el ruido de una cascada

Este sonido de cascada se va descomponiendo hasta volver a ser el sonido de una abundante lluvia

La lluvia es cada vez más ligera y espaciada, el sonido de la lluvia se va volviendo cada vez más cristalino y agudo hasta el grado de convertirse en el tintineo de cristales.

Ruido de pequeños cristales cayendo al suelo, como si una vasija derramara un contenido de lentejuelas de vidrio.

Una respiración profunda pero muy pequeña

Hilos de arena cayendo sobre una superficie de azulejo


Escucha profunda

by Mar Isabel Valderrama -

Sonidos part.1

Voz del presentador. Aplausos de bienvenida. Un avión sobrevolando Temuco. Temporizador. Autos pasando velozmente. Voces de mis vecinos. Temporizador. Mi respiración. Toz del video. Mi estomago rugiendo. Sonido estático. Una moto encendiendo. La voz de un vendedor de verduras ambulante por megáfono. Mis huesos de los dedos suenan. Siguen pasando autos velozmente. Temporizador. Se abre el piano. Mis huesos suenan nuevamente. Se cierra el piano. Temporizador. Mi respiración. Vuelve a pasar el vendedor ambulante. Temporizador. Un auto llega. Bostezo. Aplausos de despedida.

Sonidos part.2

Me encuentro caminando con audífonos, mientras la voz del presentador suena, mis pies pisan charcos de agua, 15 pasos, me detengo a sentarme bajo un paradero mientras la lluvia pasa. Sonido estático. Temporizador. Hay gente hablando por llamada, mientras pasan autos sin detenerse, alguien toce, un niño hace correr su auto de juguete sobre el asiento de al lado. Temporizador. Lluvia. Un bus se acerca, alguien dice ¡Finalmente!, camino y suenan 7 pasos, un vendedor ambulante se sube y ofrece chocolates. El bus parte. Temporizador. Suena el motor. Alguien toce nuevamente, esta vez una señora. Temporizador. El vendedor se baja. Un niño llora porque quería chocolate. Comienza a sintoniza la radio del chofer. La locutora recibe llamadas y conversa con la gente, cuentan historias. Suena el temporizador. El bus frena. Suenan los aplausos. Me bajo, 7 pasos.

Sonidos part.3

La voz de un vendedor de productos de aseo se acerca. Los perros ladran. Suena música de fondo. El vendedor se detiene fuera de mi casa, el motor queda prendido. Los perros siguen ladrando. Mi vecina sale a hacer las compras, su voz pide diferentes productos. Un perro aúlla. Mas de fondo, se escuchan autos pasar. Un auto se acerca y pitea al vendedor para poder pasar, el motor sigue sonando y la voz de mi vecina también. Me llegan mensajes al celular. Alguien se levanta y entra al baño. Solo un perro sigue ladrando insistentemente. Suena la cadena. Suena el lavamanos. Alguien sale del baño y baja las escaleras. Comienza a andar el vehículo del vendedor, su voz ofreciendo productos vuelve a escucharse. Silencio, Silencio, Autos en el fondo.


Meditación por medio de la escucha (fase 3)

by Malinali Mosqueira -

Es temprano por la mañana, me siento un poco adormilada y dispersa sobre las cosas que tengo que hacer durante el día; me parece buena idea iniciar con la meditación por medio de la escucha, así que salgo de mi cama y me dispongo a hacer el ejercicio.

Se escucha un avión a lo lejos despegando o aterrizando, sonidos de carga y descarga a unas calles de mi casa. De fondo se escucha el cantar de los pájaros, varios de ellos cantando en coro a unísono, pero por un momento se escucha el silbido del cantar solista de un pájaro.

Se oye el soplo el viento seguido del sonido de un leve chocar de botellas de vidrio. Escucho a mi perro acomodarse en su cama. Más sonidos de carga y descarga. El canto ulular de un pájaro. Ladridos de perros a lo lejos.

Suena la alarma del termino de los 4 minutos y 33 segundos.

Después de este ejercicio de meditación por medio de escucha me siento un poco más descansada y concentrada.

Durante el ejercicio, en un par de ocasiones me descubrí dejándome llevar por mis pensamientos, pero volví a concentrarme en mi meditación y escucha rápidamente, logrando una experiencia y resultado satisfactorio para mí.


4:33

by Malinali Mosqueira -

Comienza el video y a los pocos segundos se escucha la voz del presentador, al finalizar su presentación suenan los aplausos de público.

Hay un sonido como de una estática rara que se oye en toda la grabación del video, a veces se hace imperceptible o se pierde con el sonido del público y de las acciones del músico-performer. Este ruido continuo y particular, así como el ruido del ventilador de la habitación en la que vi el video, fueron constantes durante toda la sesión de escucha (a excepción de la parte final del video donde se muestran los créditos, en esta parte ya no se escucha la estática del micrófono de grabación [o como lo llamen]).

Se escuchan pequeños ruidos que corresponden al performer acomodándose en su asiento y tomando sus lentes, después suena la tapa de las teclas del piano cerrándose seguido del bit del cronómetro. Después de este bit se empiezan a escuchar tenuemente el ruido de los movimientos del público o más bien una especie de resoplidos, se oye una tos breve y después de unos segundos un segundo bit del cronómetro.

De nuevo la tapa de las teclas hace ruido, esta vez al abrirse, después de un breve momento en el que hay ruidos muy tenues del público y el performer, se vuelve a escuchar la tapa de las teclas del piano, ahora cerrándose de nuevo, seguido otra vez del bit del cronómetro.

Suena una garganta aclarándose y luego casi silencio, exceptuando el ruido del micrófono de la grabación y el ruido de mi ventilador, después escucho de momentos los ruidos de público y los ruidos de mis propios movimientos acomodándome en mi silla y balbuceando en un murmullo algunos de mis pensamientos (como cuando hablo sola en voz alta, pero quedándome a menos de medio camino) , momentos después ,de manera paralela a la escucha de los sonidos del video y de la habitación donde me encuentro, escucho un auto pasando cerca de mi casa luego otros a lo lejos y a mi perra refunfuñando.

Mi escucha y divagaciones son ligeramente interrumpidas por otro bit del cronómetro seguido por el ruido de la tapa de las teclas del piano abriéndose una vez más, el público hace un poco de ruido y se escucha otra tos ligera y breve, luego la tapa de las teclas del piano cerrándose y otro bit del cronómetro (esta vez de manera casi simultánea), otra tos breve. Comienzo anotar que el público del video y yo estábamos un poco más inquietos, tal vez porque pensamos que uno de estos dos últimos bits del cronómetro iba a marcar el fin del acto/ performance; escucho dos de mis uñas chocar y rascarse entre sí y escucho al público moverse y hacer más ruido que en los primeros minutos del video.  Hay otro bit del cronómetro, se escucha de nuevo la tapa de las teclas del teclado, algunos de los movimientos del performer y luego al público aplaudiendo como lluvia tupida y yo dejando ir un suspiro-bostezo.

Termina el video con los créditos, se deja de oír el extraño ruido del micrófono, se queda el ruido de mi ventilador y la respiración profunda de mi perra que ya se encuentra dormida.